Blog

INDISPENSABLES

Sentirlo, parecerlo y serlo son la triada perfecta de una profesión exitosa. En cuanto a sentirlo, y aunque cada vez son más los colegas empoderados y convencidos de su papel superlativo en la prevención y tratamiento de las enfermedades, todavía existe un grupo importante e incluso mayoritario que adolece de esa cuota vital de convencimiento y estima para levantar la voz y decir presente en un entorno que parece hecho a la medida para nuestro despegue profesional. Con respecto a parecerlo, nadie transmite aquello que no siente. Nuestras ideas y planteamientos serán siempre el resultado ordenado, sustentado y sistematizado de nuestras convicciones; es difícil predicar cuando no sientes los que dices. En este contexto, el serlo se convierte en el resultado natural de sentirse y parecer indispensables. Ahora bien, ¿Cómo se hace para que esta triada se perennice en el subconsciente de todos nosotros, los nutricionistas/nutriólogos (dependiendo de la denominación del país)? Desde mi punto de vista, la creación de estándares  que eleven nuestro ejercicio y nuestros procesos es una receta infalible.

Por décadas, los nutricionistas/nutriólogos (dependiendo de la denominación del país) hemos tenido que pelear contra mitos, contra intereses particulares y hasta con intereses económicos para defender la influencia tanto positiva como negativa que puede tener la nutrición sobre el estado de salud de una persona, sin embargo, los resultados no eran satisfactorios en la medida de lo esperado; en este contexto fallaba la triada.

La pandemia por COVID-19 ha puesto en nuestras manos, aunque de la peor forma imaginable, la palanca más importante de desarrollo y afianzamiento profesional que la ciencia de la nutrición ha tenido desde su fundación a nivel universitario, no solo eso, ha puesto los ojos de la sociedad sobre nuestro trabajo y la forma en que lo llevamos a cabo.

La obesidad es, sin importar la referencia bibliográfica o el país de análisis, uno de los principales factores de riesgo para hacer cuadros severos de COVID-19. El confinamiento al que está sometido el mundo entero es un factor deletéreo y de grado superlativo del estado nutricional de todo individuo sin importar su sexo o estado de salud.

Es verdad que, para ningún área del conocimiento, el mundo post COVID-19 volverá a ser el mismo; no obstante, para nosotros los nutricionistas/nutriólogos (dependiendo de la denominación del país), el mundo será el escenario más favorable para nuestro posicionamiento definitivo.

Trabajemos en el sentir, trabajemos la estima, trabajemos el convencimiento a partir de información sólida, científica y actual. Estandaricemos lo que hacemos para enviar un mensaje contundente a los demás profesionales de la salud y a la sociedad en general, evitemos las brechas y crezcamos hacia el futuro.

Hoy en Perú, se conmemora el día del Nutricionista, espero en poco Nutriólogo. Celebremos con orgullo y merecidamente. Recordemos a los caídos no solo aquí, sino en todo el mundo. Ahora más que nunca, nuestra labor es fundamental para la sobrevivencia del mundo.

 

Robinson Cruz

Director Instituto IIDENUT

Presidente del Comité Internacional (CIENUT)

Nutricionista Clínico

Especialista en Bioquímica Nutricional

 

DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS

En IIDENUT rechazamos rotundamente aquellas prácticas asociadas con el uso inapropiado de la información con fines comerciales. Nuestros estándares éticos nos impiden aceptar, difundir o parcializarnos subjetivamente con producto o práctica alguna que vaya en contra o distorsione la labor científica del nutricionista.

 

 

Mi perfil
Afiliate aquí