IIDENUT

IIDENUT

¿Cómo seleccionar una fórmula enteral?

Decidir entre una fórmula enteral u otra es una tarea que tiende a generar complicaciones entre quienes las usan y entre quienes no las usan con regularidad. Aunque existen diferentes algoritmos cuyo objetivo es guiarnos en el proceso de selección, la decisión final tiende a ser difícil. La forma en que están clasificadas tampoco ayuda a seleccionar apropiadamente y aunque finalmente logramos decidir por una marca en particular, escoger una alternativa parecida puede convertirse en un problema igualmente difícil.

Las fórmulas enterales pueden ser clasificadas de diferente manera, la más usada, las agrupa en 5 categorías: poliméricas, hidrolizadas, específicas, inmunoduladoras y modulares (tabla 1) (1). El primer problema de esta clasificación es que una misma fórmula puede formar parte de varias categorías a la vez, por ejemplo, existen fórmulas específicas que pueden ser poliméricas o hidrolizadas. El segundo problema es que suelen estar agrupadas según la indicación y ésta, en muchos casos, está reflejada de alguna manera en el nombre de la fórmula; ejemplo: si su indicación principal es problemas respiratorios, el nombre de la fórmula suele hacer referencia a esta indicación. El tercer problema se desprende del segundo: una fórmula cuya indicación principal es problemas respiratorios, cuyo nombre hace referencia a problemas respiratorios, inconscientemente solo será utilizada para tratar problemas respiratorios, por lo cual, difícilmente será empleada en otra condición y generará en el prescriptor un sesgo innecesario al momento de tratar de encontrar una alternativa.

 

Tabla 1. Tipos de fórmulas enterales, características y variaciones

Tipos de fórmula Características y variaciones
Poliméricas Contiene proteína intacta como fuente de nitrógeno. Su contenido en términos de densidad energética, distribución de macronutrientes, cantidad y tipo de fibra añadida, micronutrientes y electrolitos puede variar significativamente.
Hidrolizadas Contiene proteína hidrolizada: péptidos, aminoácidos o una combinación de péptidos y aminoácidos. Su contenido en términos de densidad energética, distribución de macronutrientes, cantidad y tipo de fibra añadida, micronutrientes y electrolitos puede variar significativamente.
Específicas Su contenido en términos de densidad energética, distribución de macronutrientes, cantidad y tipo de fibra añadida, micronutrientes y electrolitos puede variar significativamente. Ejemplos: fórmulas renales, diabéticas, hepáticas, pulmonares.
Inmuno moduladoras Contienen combinaciones de sustancias farmacológicamente activas tales como: arginina, glutamina, ácidos grasos omega 3, nucleótidos o antioxidantes. Su contenido en términos de densidad energética, distribución de macronutrientes, cantidad y tipo de fibra añadida, micronutrientes y electrolitos puede variar significativamente. Ejemplos: fórmulas renales, diabéticas, hepáticas, pulmonares.
Modulares Contienen predominantemente 1 nutriente: proteína, carbohidrato, lípido, fibra.

Fuente: Modificado de referencia 1.

 

¿Cómo decidir con criterio?

De acuerdo con el paradigma bioquímico, clínico, nutricional cada una de nuestras decisiones debe seguir un proceso lógico que parte de entender la bioquímica del problema, su impacto en la respuesta clínica del paciente y la forma cómo la nutrición puede abordarlo. A continuación, describiremos 6 criterios que de ser aplicados correctamente nos permitirán no solo seleccionar una fórmula de manera adecuada, sino también las alternativas más apropiadas.

Criterio 1: ¿cuál es la complejidad molecular de la proteína?

En función de este criterio, podemos encontrar fórmulas poliméricas (proteína intacta) e hidrolizadas (solo péptidos, solo aminoácidos o una mezcla de péptidos y aminoácidos). ¿Por qué nuestra selección de fórmula debería empezar por este criterio? Aquí algunas razones: i) todas las fórmulas comercialmente disponibles contienen proteína polimérica o hidrolizada; ii) seleccionar un tipo de proteína u otro dependerá del estado del tracto gastrointestinal, mientras más afectada esté la digestión más elemental deberá ser la proteína empleada; iii) la complejidad de la proteína determinará directamente la complejidad de los lípidos y los carbohidratos, por lo cual, si por alguna razón hemos seleccionado una fórmula con proteína elemental (a base de aminoácido) podemos estar tranquilos porque lípidos y carbohidratos se encontrarán en un estado igualmente básico desde el punto de vista molecular y digestivo [Nota. No hacemos referencia a la absorción porque si ésta estuviera afectada tendríamos que pensar en nutrición parenteral]

Criterio 2: ¿cuál es la cantidad de proteína?

En función de este criterio, podemos encontrar fórmulas normoproteicas e hiperproteicas. En teoría, una fórmula es considerada hiperproteica cuando sus proteínas proporcionan más del 18% del valor calórico total de la fórmula, es decir, será normo proteica si proporcionan 10%, 12%, 15% o 18% del valor calórico total. En función de este concepto, prácticamente, todas las fórmulas comercialmente disponibles son normoproteicas, pero con contenidos variados de proteína. Aunque este criterio es relativo, porque está expresado en términos porcentuales y no absolutos (para ciertos pacientes, una fórmula con 12% de proteína podría ser considerada hiperproteica si ese contenido se lleva a gramos). Por lo general, cuando se requiere un aporte alto de proteína, se tendrá que recurrir a módulos adicionales.

Criterio 3: ¿cuál es la densidad energética?

En función de este criterio, podemos encontrar fórmulas hipocalóricas (0.90-0.95 kcal/ml), normocalóricas (1.0 kcal/ml) e hipercalóricas (1.2 – 2.0 kcal/ml). Comentarios: a) debe notarse que el aumento o disminución en el aporte de energía de una fórmula enteral se consigue a través de modificaciones en su contenido de lípidos o carbohidratos y no, necesariamente, a través de modificaciones en el aporte de proteína; en las fórmulas hipocalóricas parte del carbohidrato disponible (aquel que proporciona energía) ha sido reemplazo por fibra (no proporciona energía),  en las fórmulas hipercalóricas, la energía adicional proviene de un mayor aporte de lípidos; en las fórmulas normocalóricas el contenido de lípidos y carbohidratos es estándar; b) en los tres casos, los lípidos y carbohidratos guardarán relación en cuanto a su digestibilidad y estructura bioquímica con la proteína (criterio 1). En la práctica, si debo tratar a un paciente que requiera energía adicional y un aporte reducido de carbohidratos, tendría que buscar cuál fórmula hipercalórica se ajusta más a esta necesidad.

Criterio 4: ¿cuál es la osmolaridad?

La osmolaridad está definida como el número de partículas osmóticamente activas disueltas en un litro de solución. Aunque las fórmulas están constituidas por macro y micronutrientes, son las proteínas y los carbohidratos quienes otorgan la mayor carga osmolar en función de sus estructuras químicas respectivas.  Mientras su complejidad es más elemental, la osmolaridad de las fórmulas enterales que los contienen es mayor, es decir, aquellas fórmulas que contienen proteínas enteras presentan menor osmolaridad que aquellas que contienen aminoácidos libres; del mismo modo que aquellas fórmulas que presentan carbohidratos complejos presentan menor osmolaridad que aquellas que contienen glucosa o disacáridos. En este sentido las fórmulas pueden ser isotónicas, ligeramente hipertónicas e hipertónicas dependiendo si presentan hasta 300 mOsm/l, de 300-400 mOsm/l o más de 400 mOsm/l, respectivamente.

Criterio 5: ¿cuál es el contenido de fibra?

La adición de fibra a las fórmulas enterales estuvo, originalmente, encaminada a combatir el estreñimiento que se presentaba como resultado de la postración prolongada, por lo que originalmente las fórmulas solo contenían fibra insoluble. No obstante, en la medida que la investigación fue mejorando, se identificaron más efectos positivos sobre la recuperación del enfermo como, por ejemplo, el papel de la fibra soluble como fuente de triglicéridos de cadena corta a nivel colónico. Hoy en día, las fórmulas enterales presentan cantidades y tipos variables de fibra dependiendo del objetivo clínico del tratamiento

Criterio 6: ¿cuál es el contenido de inmuno-nutrientes?

Existe un grupo de fórmulas enterales que además de cumplir con los criterios previamente definidos, contienen combinaciones variables de sustancias farmacológicamente activas tales como: arginina, glutamina, ácidos grasos omega 3, nucleótidos o antioxidantes. Son un grupo muy particular y su uso debe ser analizado caso por caso porque los resultados asociados con su empleo no son categóricos.

Como se indicó al inicio de este artículo, la selección de una fórmula enteral no suele ser fácil y encontrar alternativas cuando una fórmula determinada se agota en el mercado, tampoco lo es. Los criterios propuestos se pueden aplicar a cualquier tipo de fórmula enteral disponible y nos permitirán tomar decisiones más acertadas y fundamentadas (tabla 2).

 

Tabla 2. Aplicación de criterios a los diferentes tipos de fórmulas enterales disponibles

Tipos de fórmula Aplicación de criterios
Poliméricas ¿Cuál es la complejidad molecular de la proteína? ¿cuál es la cantidad de proteína? ¿cuál es la densidad energética? ¿cuál es la osmolaridad? ¿cuál es el contenido de fibra? ¿cuál es el contenido de inmuno-nutrientes?
Hidrolizadas
Específicas
Inmuno moduladoras

 

Finalmente, durante los días más oscuros de la pandemia, una fórmula enteral ampliamente conocida e indicada para tratar problemas respiratorios desapareció de las farmacias y las preguntas sobre alternativas viables inundaron las redes. En la tabla 3, presentamos un ejercicio práctico para encontrar una fórmula alternativa.

 

Tabla 3. Ejemplo de selección de una fórmula alternativa empleando los criterios propuestos

Criterio Fórmula para problemas pulmonares Características de una fórmula alternativa
1: complejidad molecular de la proteína Polimérica Polimérica
2: cantidad de proteína 16.5% Máximo 18%
3: densidad energética 1.5 1.5 – 2.0
4: la osmolaridad Hipertónica Hipertónica
5: Contenido de fibra Sin fibra Podría tener fibra
6: Contenido de inmuno-nutrientes Sin inmuno nutrientes Sin inmuno nutrientes

 

Si quieres saber más sobre el manejo de fórmulas enterales, parenterales y todo aquello asociado con su uso, por favor, ingresa a Curso Especializado de Terapia nutricional artificial:

 

Por Robinson Cruz

*Robinson Cruz es Director General del Instituto IIDENUT. Cuenta con 20 años de experiencia como nutricionista clínico y especialista en Bioquímica aplicada a la Nutrición. En este tiempo ha formado miles de profesionales de la nutrición, ha publicado casi una decena de libros y cientos de comunicaciones relacionadas, entre otras actividades.

 

 

Referencias bibliográficas 

  1. Kozeniecki M, Fritzshall R. Enteral Nutrition for Adults in the Hospital Setting. Nutr Clin Pract. 2015 Oct;30(5):634-51. doi: 10.1177/0884533615594012.

 

DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS

En IIDENUT rechazamos rotundamente aquellas prácticas asociadas con el uso inapropiado de la información con fines comerciales. Nuestros estándares éticos nos impiden aceptar, difundir o parcializarnos subjetivamente con producto o práctica alguna que vaya en contra o distorsione la labor científica del nutricionista.

Read More

La dieta cetogénica de muy bajas calorías en el tratamiento de la obesidad

Hace 03 semanas, el grupo de trabajo para el manejo de la obesidad de la Asociación Europea para el Estudio de la Obesidad publicó oficialmente las guías europeas para el manejo de la obesidad en adultos empleando una dieta cetogénica de muy bajas calorías (VLCKD, por sus siglas en inglés para very low-calories ketogenic diet) (1).

El documento está dividido en 3 secciones: a) descripción general del protocolo de la VLCKD; b) resultados de una revisión sistemática y un metaanálisis para evaluar el impacto de la VLCKD sobre el peso, la composición corporal y diferentes parámetros bioquímicos; y c) resumir los efectos secundarios indeseables.

Debido a la considerable controversia existente alrededor de este procedimiento, en las siguientes líneas presentamos un resumen de la guía junto con nuestras observaciones y conclusiones para que sean valoradas según el criterio del lector.

Protocolo de la VLCKD

Consta de 3 etapas (activa, reintroducción y mantenimiento) dividas en 7 fases (tabla 1 y 2). A lo largo de estas tres etapas, el aporte de energía se va incrementando desde 800 kcal/d hasta 1500-2000 kcal/d dependiendo de la necesidad de la persona. Durante la etapa activa se sugiere el consumo de 4-5 comidas a base de suplementos nutricionales más vegetales de bajo índice glicémico; los suplementos nutricionales son fórmulas lista para beber o para reconstituir que deberían proporcionar un promedio de 100-150 kcal, 18 g de proteína, 4 g de carbohidrato y 3 g de grasa; conforme van progresando las fases de esta etapa, se puede ir reemplazando los suplementos nutricionales por alimentos ricos en proteínas de alto valor biológico; durante esta etapa se sugiere suplementación de micronutrientes y el paciente debería perder el 80% del objetivo de pérdida de peso. Durante la segunda etapa se van reintroduciendo los grupos alimentarios tomando en cuenta su índice glicémico. En la etapa de mantenimiento, el aporte de energía de la dieta cubre casi por completo las necesidades nutricionales del individuo.

Tabla 1. Características nutricionales según etapa de la VLKCD

Características nutricionales

Etapas

Activa

Reintroducción

Mantenimiento

Energía

600-800 kcal/d

800-1500 kcal/d

1500-2000 kcal/d

Proteína

0.8-1.2 g/kg/d

0.8-1.2 g/kg/d

0.8-1.2 g/kg/d

Lípidos

< 10 g/d

No se precisa

No se precisa

Carbohidratos

< 50 g/d

No se precisa

No se precisa

Número de fases

1-3

4-6

7

Duración

8-12 semanas

No precisa

No precisa

 

Tabla 2. Características de la VLCKD según etapas y fases

Etapa Número de fase Características de la dieta
Activa

F1

4-5 comidas a base de suplementos nutricionales más vegetales de bajo índice glicémico

F2

Se reemplaza 01 de las comidas artificiales

F3

Se reemplazan 02 de las comidas artificiales
Reintroducción

F4

Se re-introducen frutas y lácteos

F5

Se re-introducen leguminosas

F6

Se reintroducen pan, pastas y cereales
Mantenimiento

F7

Dieta balanceada

 

Nuestras observaciones

  1. Solo la etapa activa de la VLCKD podría ser considerada como cetogénica debido al aporte significativamente reducido de energía y carbohidratos. Debe diferenciarse la fase activa de la VLCKD del protocolo de dieta cetogénica indicada para el tratamiento de la epilepsia refractaria (DCAER). En la DCAER se debe cubrir el 100% de las necesidades nutricionales del individuo, mientras que en la etapa activa de la VLCKD difícilmente se cubre la tasa metabólica de reposo.
  2. Todos los cálculos se hacen sobre la base del peso ideal, lo cual podría subestimar significativamente las necesidades nutricionales del paciente.
  3. El protocolo sugiere el uso de proteína de alto valor biológico y se incluye como sugerencias arvejas (guisantes) y soja. Se debe precisar que esta recomendación solo es viable si el consumo de estas fuentes proteicas se hace sobre la base de suplementos nutricionales, no como alimento fresco debido a las limitaciones en el PDCAAS de alimentos frescos.
  4. El protocolo no precisa la duración de las etapas de reintroducción ni mantenimiento, ni cuánto debería ser el aporte de lípidos y carbohidratos en cada una de ellas.

 

Eficacia de la VLCKD

Para determinar la eficacia de la VLCKD, la investigación incluyó las siguientes etapas: i) diseño de la pregunta de investigación empleando la estrategia PICO; ii) desarrollo de una revisión sistemática; iii) desarrollo de un metaanálisis siguiendo las directrices PRISMA y registro previo en el portal PROSPERO (2).

La VLCKD mostró buenos resultados sobre la pérdida de peso e IMC (tabla 3); además, estos resultados fueron significativamente mejores a aquellos mostrados por otros tratamientos basados básicamente en dietas hipocalóricas.

En relación con las otras variables evaluados tales como: circunferencia de cintura, masa grasa, masa magra, glicemia, HbA1c, HOMA-IR, colesterol total y triglicéridos, la VLCKD mostró cambios importantes (tabla 4) y significativamente mejores a aquellos resultados obtenidos con otros tratamientos compuestos básicamente por dietas hipocalóricas. Cabe precisar que la pérdida de masa magra fue similar a la de otros tratamientos; la modificación del HOMA-IR no fue mejor a la de otros tratamientos, la caída del LDL no fue superior a aquella de otros tratamientos y la subida del HDL (no mostrada en la tabla), aunque importante no fue mejor a aquella de otros tratamientos.

Tabla 3. Eficacia de la VLCKD sobre el peso y el IMC

Tiempo de tratamiento

Variable

Resultado

Intervalo 95% CI

1 mes

Peso

–7.48 kg

–9.63 a –5.34; I2 =0%

IMC

–3.25

–3.86 a –2.63; I2 = 0%

02 meses

Peso

–15.04 kg

–17.79 a –12.29; I2 = 0%

IMC

–5.48

–6.14 a –4.83; I2 = 0%

4-6 meses

Peso

–16.76 kg

–19.08 a –14.43; I2 = 25%

IMC

–6.16

–7.04 a –5.28; I2 = 74%

1 año

Peso

–21.48 kg

–28.40 a –14.56; I2 = 0%

IMC

–7.11

–8.84 a –5.38; I2 = 0%

 

Tabla 4. Eficacia de la VLCKD sobre diferentes variables

Variable medida

Comportamiento entre el estado basal y después del tratamiento

Intervalo 95% CI

Circunferencia de cintura

–16.53 cm

–19.71 a –13.36; I2 = 69%

Masa grasa

–11.12 kg

–14.26 a –7.97; I2 = 80%

Masa magra

–2.96 kg

–5.12 a –0.80; I2 = 0%

Glicemia

–8.85 mg/dL

–10.97 a –6.72; I2 = 36%

HbA1c

–0.43%

–0.70 a –0.16; I2 = 77%

HOMA-IR

–2.30

–3.50 a –1.11; I2 = 96%

Colesterol total

–17.95 mg/dL

–23.46 a –12.44; I2 = 0%

LDL

–9.04 mg/dL

–13.94 a –4.15; I2 = 29%

Triglicéridos

–49.68 mg/dL

–58.81 a –40.55; I2 = 55%

 

Nuestras observaciones

  1. Si bien es cierto que la VLCKD mostró mejores resultados en la reducción de peso e IMC comparado con otros tratamientos, debe precisarse que la comparación se hizo básicamente con otras formas de dieta hipocalórica cuyas características no están descritas en el documento. No obstante, después de revisar las referencias bibliográficas, podemos añadir que por lo general las dietas hipocalóricas fueron definidas como una dieta balanceada con un aporte 10% menor a aquel de la tasa metabólica de reposo de la persona.
  2. En relación con la pérdida de masa magra, la VLCKD no fue mejor que ningún otro tratamiento, es decir, produjo la misma pérdida de masa magra. Hubiese sido interesante, que se incorpore la variable actividad física dentro del documento.
  3. La VLCKD ha mostrado buenos resultados en los parámetros bioquímicos cuando se compara con otros tratamientos; sin embargo, lo que se muestra en la revisión son resultados finales, no la evolución.

Indicaciones, contraindicaciones y efectos secundarios

La principal indicación de la VLCKD es, por supuesto, el tratamiento de la obesidad y los problemas metabólicos que puedan estar asociados con ella. Entre las contraindicaciones se señalan todos aquellos problemas que están relacionados directa o indirectamente con la síntesis, uso, acumulación, depuración o excreción de los cuerpos cetónicos, el principal producto de esta dieta (tabla 5).

Tabla 5. Indicaciones y contraindicaciones de la VLCKD

Indicaciones
Obesidad severa, tratamiento preoperatorio en cirugía bariátrica, obesidad sarcopénica y obesidad asociada a hipertrigliceridemia y / o hipertensión y / o diabetes tipo 2 y / o síndrome metabólico y / o EHGNA* y / o apnea del sueño y / o enfermedades óseas o artropatía grave
Contraindicaciones
Diabetes mellitus tipo 1, diabetes autoinmune latente en adultos, insuficiencia de las células β en la diabetes mellitus tipo 2, uso de inhibidores del cotransportador de sodio / glucosa 2 (SGLT2) (riesgo de cetoacidosis diabética euglucémica), embarazo y lactancia, insuficiencia renal y riñón crónico grave enfermedad, insuficiencia hepática, insuficiencia cardíaca, insuficiencia respiratoria, angina inestable, accidente cerebrovascular reciente o infarto de miocardio (<12 meses), arritmias cardíacas, trastornos alimentarios y otras enfermedades mentales graves, abuso de alcohol y sustancias, infecciones graves, pacientes ancianos frágiles, 48 h antes de una cirugía electiva o procedimientos invasivos y un período perioperatorio, trastornos raros como porfiria, deficiencia de carnitina, deficiencia de carnitina palmitoil transferasa, deficiencia de carnitina-acilcarnitina translocasas, trastornos de la β-oxidación de ácidos grasos mitocondriales y deficiencia de piruvato carboxilasa

*Enfermedad de hígado graso no alcohólico.

 

En relación con los efectos secundarios indeseables, éstos están principalmente asociados con el impacto metabólico de una dieta baja en energía y carbohidratos (tabla 6).

Tabla 6. Efectos secundarios indeseables

Comunes Desórdenes relacionados con la deshidratación, hipoglicemia transitoria, halitosis, malestares gastrointestinales, hiperuricemia, alteración del perfil lipídico.
Raros Hipoproteinemia, hipocalcemia y daño óseo, urolitiasis, litiasis vesicular, pérdida de cabello.

 

Nuestras conclusiones

  • La etapa activa de la VLCKD es extremadamente restrictiva y puede generar serias alteraciones metabólicas; de hecho, los estudios incluidos en la guía fueron llevados a cabo casi exclusivamente en el ámbito hospitalario.
  • Los estudios incluidos en la guía contemplaron el uso de suplementos artificiales durante la etapa activa de la VLCKD. Los alimentos fueron incorporados después de algunas semanas de tratamiento. El uso de alimentos, como se hace por lo regular, puede involucrar un consumo alto de grasa saturada si el diseño de los planes de alimentación es inadecuado. En la práctica, es poco viable el acercamiento con alimentos.
  • La VLCKD, contrario a lo que proponen los promotores de la misma, no incluye el consumo de grasa saturada en grandes cantidades.
  • Si bien, la VLCKD ha mostrado buenos resultados bioquímicos a largo plazo, también es responsable de serias alteraciones bioquímico- metabólicas sobre todo en el periodo de adaptación a la etapa activa.
  • La VLCKD no ha mostrado proteger la masa magra cuando se le comparó con otros tratamientos, es decir, no es el tratamiento que más preserva la masa magra como es sostenido por sus defensores.
  • La guía ha comparado, básicamente, el impacto de la VLCKD con otros sistemas hipocalóricos. No se ha tomado en cuenta variables como la actividad física.

Finalmente, la VLCKD representa una de las tantas estrategias disponibles para el tratamiento de la obesidad. A pesar de los resultados positivos que se muestran en la guía, debe ser aplicada con absoluta precaución porque las alteraciones metabólicas asociadas con su implementación pueden generar un alto riesgo de morbi-mortalidad. Su aplicación queda estrictamente subordinada a la evaluación nutricional, el diagnóstico nutricional, la valoración de las condiciones clínicas del paciente y tener absolutamente claro que este protocolo no puede ser aplicado indiscriminadamente como una receta general ya que por citar una ejemplo, 800 kcal podrían representar el 80% de las necesidades de una persona de baja estatura en cuyo caso es difícil hablar de cetogénesis. Como está diseñada, la VLCKD es poco realista y viable. De aplicarse, la VLCKD solo debe ser desarrollada por un profesional de la nutrición bien entrenado.

 

Si quieres descargar la guía, por favor, ingresa aquí:
Guías europeas para el manejo de la obesidad en adultos con dieta cetogénica muy baja en calorías

Si quieres saber más sobre el manejo nutricional de la obesidad, por favor, ingresa a Curso Especializado de Obesidad: Bioquímica,  evaluación y tratamiento nutricional

 

Por Robinson Cruz

*Robinson Cruz es Director General del Instituto IIDENUT. Cuenta con 20 años de experiencia como nutricionista clínico y especialista en Bioquímica aplicada a la Nutrición. En este tiempo ha formado miles de profesionales de la nutrición, ha publicado casi una decena de libros y cientos de comunicaciones relacionadas, entre otras actividades.

 

 

Referencias bibliográficas 

  1. Muscogiuri G, El Ghoch M, Colao A, Hassapidou M, Yumuk V, Busetto L. Obesity Managemente task force (OMTF). European Guidelines for Obesity Management in Adults with a Very Low-Calorie Ketogenic Diet: A Systematic Review and Meta-Analysis. Obes Facts 2021;14:222–245. https://doi.org/10.1159/000515381
  2. Moher David, Shamseer Larissa, Clarke Mike, Ghersi Davina, Liberati Alessandro, Petticrew Mark et al . Ítems de referencia para publicar Protocolos de Revisiones Sistemáticas y Metaanálisis: declaración PRISMA-P 2015. Rev Esp Nutr Hum Diet  [Internet]. 2016  Jun [citado  2021  Mayo  19] ;  20( 2 ): 148-160. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S2174-51452016000200010&lng=es.  https://dx.doi.org/10.14306/renhyd.20.2.223.

 

DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS

En IIDENUT rechazamos rotundamente aquellas prácticas asociadas con el uso inapropiado de la información con fines comerciales. Nuestros estándares éticos nos impiden aceptar, difundir o parcializarnos subjetivamente con producto o práctica alguna que vaya en contra o distorsione la labor científica del nutricionista.

Read More

Sobrepeso/obesidad: Prevalencia, riesgos y consecuencias

El sobrepeso/obesidad conviven con nosotros desde hace décadas y a juzgar por su crecimiento vertiginoso parece ser que nuestros esfuerzos por combatirlos han sido poco menos que inconsistentes. En el año 2016, la Organización Mundial de la Salud (OMS) difundió un informe sobre la prevalencia mundial del sobrepeso/obesidad (1), cuyas cifras eran particularmente alarmantes:

  • La prevalencia mundial de obesidad se había triplicado entre 1975 y 2016.
  • Más de 1250 millones de personas mayores de 18 años presentaban sobrepeso.
  • Más de 650 millones de personas mayores de 18 años presentaban obesidad.
  • Más de 340 millones de adolescentes entre 5 y 19 años presentaban sobrepeso u obesidad. En este grupo etario se había pasado de una prevalencia mundial de sobrepeso/obesidad de 4% en 1975 a una prevalencia mundial de 18% en 2016 y específicamente en el caso de la obesidad, se había pasado de una prevalencia mundial de 1% en 1975 a una prevalencia mundial de entre 6% (niñas) y 8% (niños) en 2016.
  • Más 38 millones de niños menores de 5 años presentaban sobrepeso u obesidad.
  • La mayor parte de la población mundial vivía en países donde la obesidad mataba más personas que la desnutrición.
  • La obesidad ya no era un problema exclusivo de países de altos ingresos ahora, estaba presente en países de medianos y bajos ingresos (exceptuando algunos países asiáticos o de África subsahariana).
  • En algunas partes de África, el sobrepeso había crecido aproximadamente 24% desde el año 2000.

Lamentablemente, el crecimiento de la prevalencia del sobrepeso/obesidad en el mundo está siguiendo una pendiente ascendente y aparentemente irreversible. Según estimaciones globales, para el 2030 se anticipa un crecimiento significativamente grande de la prevalencia mundial de sobrepeso/obesidad en prácticamente todas las regiones del mundo. Se calcula que alcanzará al 65.8% de la población de Oceanía, 45.5% de la población de Asia, 44.5% de la población de Norteamérica, 42.1% de la población de África y 35.2% de la población de Sudamérica (2).

En el Perú, el crecimiento del sobrepeso/obesidad ha sido sostenido en los últimos años. Según información de la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar (ENDES 2019) (3), durante el 2019, el 37.8% y 22.3% de las personas mayores de 15 años presentaban sobrepeso y obesidad, respectivamente. Tras casi dos años de encierros y limitaciones para ejercer una actividad física plena y con cambios marcados en los patrones alimenticios, es probable que estas cifras alcancen niveles insospechados.

Ahora bien ¿cuáles son los riesgo o consecuencias de presentar sobrepeso/obesidad?

Desde la niñez, el sobrepeso/obesidad puede causar un impacto negativo, deletéreo, crónico y, si se trata tardíamente, irreversible sobre el estado de salud del individuo. Twig et al (4) investigaron la aparición de diabetes mellitus tipo 2 (DM2) en la edad adulta en adolescentes con obesidad. El estudio multicéntrico llevado a cabo entre 1996-2016 en Israel, evaluó a 1,462,362 adolescentes: el 56.9% y el 61.1% de hombres y mujeres respectivamente, con IMC elevado, desarrollaron DM2 en un periodo promedio y no mayor de 10 años.

Probablemente, una de las principales razones por las cuales es tan difícil atacar este problema, está asociada con nuestra, todavía escasa, comprensión de la complejidad del mismo. Se suele confundir con mucha frecuencia, tejido adiposo con masa grasa; se piensa que el sobrepeso/obesidad es un problema que solo tiene que ver con el peso y se busca diferentes estrategias para que la persona pierda kilogramos cuando en ello, podríamos estar complicando más su condición. El índice de masa corporal (IMC) es la más simple, rudimentaria, poco sensible pero ampliamente utilizada herramienta para clasificar el estado antropométrico de los individuos. A pesar de ello, un metaanálisis que involucró a 10.6 millones de personas procedentes de Asia, Australia, Nueva Zelanda, Europa y Norteamérica encontró un crecimiento exponencial en los riesgos de mortalidad asociados con la obesidad; no obstante, cabe precisar algo sumamente interesante, el punto de corte que marcaba el inicio de la obesidad fue establecido en 30 kg/m2 para los caucásicos y en 27.5 kg/m2 en surasiáticos y chinos, lo cual significa que debemos tener mucho criterio al momento de implementar recomendaciones provenientes de otras regiones del mundo.

Metabólicamente, el incremento del tejido adiposo a través de un proceso de hiperplasia, o hipertrofia o una combinación de ambos genera cambios bioquímicos y funcionales en el adipocito que lo convierten en un emisor permanente de citoquinas proinflamatorias tales como el factor de necrosis tumoral, la interleucina 1, la interleucina 6, además de radicales libres que llevan al organismo a un estado permanente de estrés oxidativo que estimula la hiperplasia y genera un círculo vicioso llamado metainflamación o inflamación de bajo impacto, que condiciona la aparición de DM2, hígado graso no alcohólico, dislipidemias, enfermedades cardiovasculares entre otras.

En términos gastrointestinales, la obesidad incrementa significativamente el riesgo de presentar enfermedad por reflujo, esofagitis erosiva, cáncer gástrico, litiasis vesicular, pancreatitis aguda o pólipos, entre otras condiciones (tabla 1). Además, el sobrepeso/obesidad también condiciona la aparición de apnea del sueño, problemas cardiovasculares, problemas articulares, dermatológicos, renales y psicosociales, muy difíciles de tratar.

 

Tabla 1. La obesidad como factor de riesgo de desarrollar enfermedad gastrointestinal

Enfermedad gastrointestinal Obesidad como factor de riesgo
Riesgo expresado como OR o RR 95% CI
Esófago    
Enfermedad por reflujo OR, 1.94 1.46-2.57
Esofagitis erosiva OR, 1.87 1.51-2.31
Esófago de Barrett OR 4.0 1.4-11.1
Adenocarcinoma esofágico Hombres: OR 2.4 1.9-3.2
  Mujeres: OR 2.1 1.4-3.2
  RR, 2.23 3.0-7.7
Estómago    
Gastritis OR, 2.23 1.59-3.11
Cáncer gástrico OR, 1.55 1.31-1.84
  RR (Cardias), 1.8 1.3-2.5
Hepatobiliar    
Hígado graso no alcohólico RR, 4.6 2.5-11.0
Cirrosis hepática RR, 4.1 1.4-11.4
Carcinoma hepatocelular RR, 1.8 1.6-2.1
Litiasis vesicular Hombres: RR 2.51 2.16-2.91
  Mujeres: RR 2.32 1.17-4.57
Cáncer en la vesícula RR, 1.3 1.2-1.4
Páncreas    
Pancreatitis aguda RR, 2.20 1.82-2.66
Cáncer al páncreas Hombres: RR 1.10 1.04-1.22
  Mujeres: RR 1.13 1.05-1.18
  RR, 1.5 1.2-1.8
Intestinal    
Diarrea OR, 2.7 1.10-6.8
Enfermedad diverticular RR, 1.78 1.08-2.94
Pólipos colónicos OR, 1.44 1.23-1.70
Cáncer colorrectal Hombres: RR 1.95 1.59-2.39
  Mujeres: RR 1.15 1.06-1.24
  RR, 1.3 1.3-1.4

Fuente: Extraído de referencia 5

 

Desde el punto de vista inmunológico, aunque la persona con sobrepeso/obesidad vive en un permanente estado inflamatorio directamente proporcional con el nivel de adiposidad de su cuerpo, esta acumulación de grasa produce un estado de envejecimiento prematuro de la respuesta inmunológica a consecuencia de la acumulación de grasa ectópica en la médula ósea (6). La obesidad está asociada con una respuesta fallida frente a las vacunas y la respuesta frente a agentes virales. La pandemia por la COVID-19 ha desnudado de la peor manera todo el daño que la obesidad puede ejercer sobre el cuerpo y el riesgo elevado de complicaciones que el paciente con obesidad puede presentar (Ver ¿Por qué la obesidad está asociada a cuadros más severos de COVID-19)

Aunque todavía no es un evento totalmente controlado, el retardo en el crecimiento dejó de ser el primer y más importante problema de nutrición en nuestro país. Hace mucho tiempo que el bajo peso dejó de causar la muerte. En la actualidad, la mayor parte de las muertes y problemas de salud están, directamente o indirectamente, asociados con el sobrepeso/obesidad. Es nuestra obligación como profesionales de la nutrición levantar y hacer escuchar nuestra voz. No permitamos que suceda lo mismo que sucedió con el retardo en el crecimiento: se analizó tan mal que, durante años, la aproximación más concreta estaba relacionada casi exclusivamente con el reparto de comida.

Si quieres saber más sobre el manejo nutricional de la obesidad, por favor, ingresa a Curso Especializado de Obesidad: Bioquímica,  evaluación y tratamiento nutricional

 

Por Robinson Cruz

*Robinson Cruz es Director General del Instituto IIDENUT. Cuenta con 20 años de experiencia como nutricionista clínico y especialista en Bioquímica aplicada a la Nutrición. En este tiempo ha formado miles de profesionales de la nutrición, ha publicado casi una decena de libros y cientos de comunicaciones relacionadas, entre otras actividades.

 

 

Referencias bibliográficas

  1. World Health Organization (2020). Obesity and Overweight. Available at: https://www.who.int/news-room/fact-sheets/detail/obesity-and-overweight (acceso 07 de mayo de 2021).
  2. Ampofo, A. G., and Boateng, E. B. (2020). Beyond 2020: Modelling obesity and diabetes prevalence. Diabetes Res. Clin. Pract. 167:108362. doi: 10.1016/j.diabres.2020.108362
  3. Instituto Nacional de Estadística e Informática. Encuesta demográfica y Salud Familiar. ENDES 2019. Visto en: https://www.inei.gob.pe/media/MenuRecursivo/publicaciones_digitales/Est/Endes2019/Libro.pdf
  4. Twig G, Zucker I, Afek A, Cukierman-Yaffe T, Bendor CD, Derazne E, Lutski M, Shohat T, Mosenzon O, Tzur D, Pinhas-Hamiel O, Tiosano S, Raz I, Gerstein H, Tirosh A. Adolescent Obesityand Early-Onset Type 2 Diabetes. Diabetes 2020.
  5. Ansari S, Haboubi H, Haboubi N. Adult obesity complications: challenges and clinical impact. Ther Adv Endocrinol Metab.2020; 11: 2042018820934955.Published online 2020 Jun 22. doi: 1177/2042018820934955
  6. Andersen C, Murphy K, Fernandez M. Impact of Obesity and Metabolic Syndrome on Immunity. Adv Nutr. 2016 Jan; 7(1): 66–75. Published online 2016 Jan 7. doi: 3945/an.115.010207

 

DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS

En IIDENUT rechazamos rotundamente aquellas prácticas asociadas con el uso inapropiado de la información con fines comerciales. Nuestros estándares éticos nos impiden aceptar, difundir o parcializarnos subjetivamente con producto o práctica alguna que vaya en contra o distorsione la labor científica del nutricionista.

Read More

¿Qué dicen los planes de gobierno de los candidatos presidenciales sobre la nutrición en el Perú?

El 16 de febrero pasado, publicamos este artículo con profunda preocupación y como una forma de llamar la atención de todos los involucrados en el manejo de la problemática de nutrición en el país. Después de presenciar tanto los debates como las miles de entrevistas de los candidatos, esta pregunta sigue tan vigente como aquel día: ¿cuál será la posición del próximo presidente del Perú sobre los temas de nutrición que afectan al país? Como en aquella oportunidad, revisemos nuevamente qué dicen los planes de gobierno (PG) de los candidatos a la presidencia del Perú para el periodo 2021-2026; así entenderán de mejor manera, porque nadie ha dicho nada al respecto y qué debemos esperar como profesionales de la nutrición en el siguiente quinquenio.

Los PG son documentos oficiales que cada agrupación política debe presentar ante los organismos electorales con el objetivo de acreditar cuáles son sus propuestas de trabajo para el próximo quinquenio; los PG, son en buena cuenta, el registro escrito del pensamiento de nuestras posibles autoridades, representan su particular forma de ver la realidad y más allá que los cumplan o no, pueden orientarnos sobre cómo posiblemente actúen. Según un informe publicado el pasado 12 de enero en el Diario Oficial El Peruano (1), de las 22 planchas presentadas inicialmente, 14 fórmulas presidenciales ya están plenamente inscritas [Nota. El APRA retiró su candidatura presidencial en días recientes], 5 están en trámite de inscripción y 4 fueron rechazadas.

Ahora bien, el presente ejercicio no será en modo alguno de corte político. Partiendo de esta premisa, hemos incorporado la objetividad del método científico para establecer una metodología sencilla que, sin embargo, permita valorar toda la información con la misma agudeza y seriedad. Por esta razón, nuestra revisión se llevó a cabo bajó los siguientes parámetros: i) todos los PG fueron revisados de principio a fin; ii) se seleccionó el párrafo o los párrafos que incluían medidas directa o indirectamente relacionadas con la nutrición; iii) se consignó la página donde aparecía el párrafo o los párrafos seleccionados; iv) todas las partes seleccionadas han sido copiadas textualmente y en algunos casos se incluyó la sección a la que pertenecían para una mejor compresión del lector; v) la revisión de los planes de gobierno se hizo en estricto orden alfabético. Para darle mayor rigor todavía, líneas abajo se presentan las áreas seleccionadas de cada plan de gobierno incluyendo la siguiente información: nombre del partido, candidato, estado de la inscripción (inscrito o en trámite) número de páginas del documento y la selección correspondiente de párrafos (con todo y sus faltas de ortografía y redacción). Los puntos suspensivos entre corchetes ([…]) indican que el párrafo ha sido extraído de un párrafo mayor. Finalmente, gracias a la labor de la Asociación Civil Transparencia, en el siguiente link se pueden encontrar los PG  completos : https://drive.google.com/drive/folders/1RiqHdqcj5McYOyFilHZiLQuyLUIvhI0w

Entre los hallazgos más importantes podemos citar los siguientes:

  • El 30% (04) de las 13 agrupaciones políticas plenamente habilitadas para participar en el proceso electoral no abordan el tema de nutrición en sus PG.
  • Las 9 agrupaciones políticas que sí abordan el tema de Nutrición lo hacen de la siguiente manera:
    • El problema de la nutrición en el Perú representa menos del 1% de la longitud de sus PG.
    • Los problemas de nutrición que identifican son desnutrición crónica (también se usa el término desnutrición infantil) y anemia por deficiencia de hierro.
    • Las propuestas de solución incluyen: potenciar de una u otra forma programas de asistencia alimentaria, mejorar el presupuesto de las instituciones del estado que administran estos programas o potenciar la ley de alimentación saludable.
    • En prácticamente todos los PG, las propuestas descritas no forman parte de una intervención en el sector salud sino del sector poblaciones vulnerables, asistencia o inclusión social.

A manera de discusión, si volvemos a la premisa: “los PG son la radiografía del pensamiento de la agrupación política”, estos resultados son poco alentadores. Estos resultados no ofrecen ni una ruta clara para afrontar la problemática nutricional del país ni argumentos sólidos que nos auguren un mejor posicionamiento profesional en los próximos años. Citemos algunas ideas:

  1. Para empezar, nuestros políticos suponen que nuestros problemas de nutrición se circunscriben tan solo a desnutrición crónica y anemia ferropénica y que éstos se solucionan con políticas de asistencia alimentaria, un eufemismo común para denominar al reparto de comida. No objetamos que se consignen estos 02 problemas, nuestra preocupación va dirigida a la precariedad del análisis y sobre todo a lo primitivo de las propuestas de solución a través de programas de asistencia alimentaria. Eventualmente, algunos PG proponen empoderar la educación nutricional, no obstante, la forma que plantean para medir o verificar el cumplimiento de este objetivo es propia de un alumno de primer año de universidad o incluso menos.
  2. En segundo lugar y en sintonía con lo anterior, nadie entre nuestras futuras autoridades ha pensado en las altas tasas de obesidad en niños y adultos, en el impacto que tienen sobre el desarrollo de enfermedades crónicas no transmisibles o en el costo elevado que acarrean al estado. No necesitamos ir muy lejos para dar un ejemplo de esta situación: recuerden que en el 2020 se tuvo que incrementar el valor del IMC a más de 40 como condición para regresar a trabajar post cuarentena, de haberlo puesto en 35 como era lo científicamente recomendado, una parte importante de peruanos, incluidos ministros, directores, alcaldes entre otros, no habrían podido volver al trabajo. [Nota. La obesidad es el segundo factor de riesgo más importante para desarrollar un cuadro severo de COVID-19].
  3. En tercer lugar, nadie ha reseñado la importancia de la nutrición en la recuperación de los pacientes hospitalizados, en la prevención, tratamiento y recuperación del paciente COVID-19 o de cualquier otra patología. En el Perú se sigue empleando la comida licuada vía sonda de alimentación, somos uno de los pocos países de América Latina que todavía recurre a esta práctica como una opción regular y cotidiana en la terapia nutricional del paciente y no como una salida de emergencia muy aislada.
  4. En cuarto lugar y aunque parezca irónico, para nuestras futuras autoridades el problema de nutrición no es un problema de salud es más bien un problema social. Es claro que la desnutrición y la anemia presentan componentes sociales tales como el acceso a alimentos, servicios básicos, educación, trabajo, sin embargo, la solución no solo obedece a una intervención social. La desnutrición, la anemia ferropénica, la obesidad, las enfermedades crónicas no transmisibles y todos los demás problemas asociados deben ser abordados desde diferentes aproximaciones: la clínica (ausente por completo), la poblacional (omnipresente pero primitiva), la productiva (alimentos y su transformación tanto industrial como en servicios de alimentación colectiva) y por supuesto todo lo que ya se hace por décadas.

Los resultados de este análisis, aunque lamentables, son interesantes porque pueden servirnos de guía para diseñar estrategias de trabajo que nos ayuden a comunicar y posicionar mejor la importancia de la nutrición en la salud de los peruanos. Ahora bien, que nuestras futuras autoridades tengan una percepción tan limitada del problema de nutrición en el Perú, es probablemente nuestra más absoluta responsabilidad. La unidad no es precisamente un valor que nos caracterice profesionalmente. Las redes sociales han permitido el crecimiento y desarrollo de decenas de jóvenes caudillos con propuestas de nutrición que en muchos casos solo enaltecen el ego, pero que poco o nada hacen por el bienestar de la mayoría de nutricionistas del Perú; todos tienen el derecho a trabajar y a crecer profesionalmente, sin embargo, cada una de estas propuestas debería tener una cuota previa de reflexión sobre el impacto que tendrá a largo plazo: el resto del mundo nos mira, nos valora y nos trata según como nos ve. En este sentido, la autodenominación de especialistas en alimentación, por ejemplo, poco ayuda a nuestro desarrollo y diferenciación profesional. El alimento es solo uno de los tantos vehículos que existen ahora para administrar nutrientes; quizás por ello para todas nuestras autoridades sea muy lógico pensar que el nutricionista puede dar charlas de alimentos ricos en hierro, pero les cuesta tanto aceptar que también puede administrar suplementos de este mineral.

Entre profesionales y estudiantes, somos alrededor de 10 mil personas que formamos parte de esta gran profesión. Si a esto le agregamos al menos 5 familiares directos, representamos alrededor de 50 mil votos probables. Nuestra voz no puede seguir pasando desapercibida, nuestro trabajo debe ocupar la posición que le corresponde en el Perú y en el mundo. Para bien o para mal, nuestras autoridades no son las responsables de resaltar nuestra labor, nos corresponde a nosotros liderar técnica y científicamente el problema de nutrición en el Perú. Hagámoslo juntos.

 

Por Robinson Cruz

*Robinson Cruz es Director General del Instituto IIDENUT. Cuenta con 20 años de experiencia como nutricionista clínico y especialista en Bioquímica aplicada a la Nutrición. En este tiempo ha formado miles de profesionales de la nutrición, ha publicado casi una decena de libros y cientos de comunicaciones relacionadas, entre otras actividades.

 

PD. AYÚDANOS A COMPARTIR.

 

INFORMACIÓN SELECCIONADA DE CADA UNO DE LOS PLANES DE GOBIERNO DE LAS FÓRMULAS PRESIDENCIALES PARTICIPANTES DEL PROCESO ELECTORAL 2021-2026

 

ACCIÓN POPULAR (AP) – JONHY LESCANO (INSCRITO)

Tamaño del documento: 200 páginas

Página 18

16La desnutrición crónica en los niños menores de cinco años debe reducirse a cero y desarrollar una politica de seguridad alimentaria.

La desnutrición crónica nacional promedio en niños menores de cinco años, que acuden a los centros de salud, según el Instituto Nacional de Salud, es de 16.3% al primer semestre del 2019. O sea, casi la quinta parte de la población infantil. Si bien los logros aquí han sido razonables en los últimos nueve años; sin embargo, este indicador es inaceptable.

 Tenemos que erradicar la desnutrición crónica en nuestros niños. Para esto, proponemos otorgar mayores recursos y mejor gerencia, a los programas Juntos y Qali Warma, y dotar a las postas médicas de recursos para que suministren paquetes de alimentos a los niños que se atiendan en dichos establecimientos. Promover una vida activa y saludable basada en una adecuada seguridad alimentaria cubriendo requerimientos nutricionales y esenciales, aprovechando nuestra amplia diversidad regional.

17.Tenemos que reducir los altísimos niveles de anemia en los niños menores de 36 meses

 El nivel de anemia infantil en menores de 36 meses está en alrededor de 40%. Es una cifra muy preocupante que es indispensable reducir en el corto plazo.

AP reducirá la anemia infantil en cinco años a niveles de un solo dígito, si es posible a cero, mediante un programa especial con equipos multidisciplinarios itinerantes que visiten casa por casa los sectores vulnerables y suministren los medicamentos, nutrientes, y controles de salud de modo permanente.

 

ALIANZA PARA EL PROGRESO (APP) – CÉSAR ACUÑA (EN TRÁMITE)

Tamaño del documento: 200 páginas

El plan de gobierno no hace referencia a temas de nutrición o alimentación

 

 

 AVANZA PAÍS (AP) – HERNANDO DE SOTO (EN TRÁMITE)

Tamaño del documento: 15 páginas

 El plan de gobierno no hace referencia a temas de nutrición o alimentación

 

 

DEMOCRACIA DIRECTA – ANDRÉS ALCÁNTARA (INSCRITO)

Tamaño del documento: 72 páginas

Página 11.

 La desnutrición crónica en niños menores de 5 años del 2015 al 2019 ha descendido de 18.8% a 16% (Instituto Nacional de Salud, 2020a, p. 12), siendo las regiones de Huancavelica, Cajamarca y Loreto las más afectadas con 30.1%, 27.3% y 24.5% respectivamente, en el 2019 (Instituto Nacional de Salud, 2020a, p. 13). Además, la anemia en niños menores de 5 años ha

descendido de 49.8% a 37% (Instituto Nacional de Salud, 2020a, p. 3), siendo las regiones de Ucayali, Madre de Dios y Cusco las más afectadas con 60.4%, 55.5% y 52.7%, respectivamente, en el 2019 (Instituto Nacional de Salud, 2020a, p. 4); sin embargo, la pandemia de la COVID-19 habría agravado esta situación aún más. También cabe resaltar que el presupuesto modificado institucional del Programa Articulado Nutricional ha aumentado de S/. 1,199 millones a S/.2,845 millones del 2008 al 2019 (ComexPerú, 2020, párr. 3); sin embargo, este incremento presupuestal ha sido insuficiente para superar la desnutrición crónica y la anemia en el Perú

 Página 24.

 OEDS9: Asignar un presupuesto al Programa Articulado Nutricional que permita superar la desnutrición crónica y la anemia infantil

 Página 28.

 12. Se implementarán programas nutricionales que refuercen el sistema inmunológico en base a productos nativos de cada región, los que serán complementados con medicamentos en el caso que la salud del paciente lo amerite.

 Página 55. 

Problemas identificados Objetivos

estratégicos

Indicadores Metas al

2022

Metas al

2024

Metas al

2026

La desnutrición crónica en niños menores de 5 años del 2015 al 2019 ha descendido de 18.8% a 16% (Instituto Nacional de Salud, 2020a, p. 12), siendo las regiones de Huancavelica, Cajamarca y Loreto las más afectadas con 30.1%, 27.3% y 24.5% respectivamente, en el 2019 (Instituto Nacional de Salud, 2020a, p. 13). Además, la anemia en niños menores de 5 años ha descendido de 49.8% a 37% (Instituto Nacional de Salud, 2020a, p. 3), siendo las regiones de Ucayali, Madre de Dios y Cusco las más afectadas con 60.4%, 55.5% y 52.7%, respectivamente, en el 2019 (Instituto Nacional de Salud, 2020a, p. 4); sin embargo, la pandemia de la COVID-19 habría agravado esta situación aún más. También cabe resaltar que el presupuesto modificado institucional del Programa Articulado Nutricional ha aumentado de S/. 1,199 millones a S/.2,845 millones del 2008 al 2019 (ComexPerú, 2020, párr. 3); sin embargo, este incremento presupuestal ha sido insuficiente para superar la desnutrición crónica y la anemia en el Perú. Asignar un presupuesto al Programa Articulado Nutricional que permita superar la desnutrición crónica y la anemia infantil Incremento del presupuesto del Programa Articulado Nutricional 100% 200% 300%

 

 FRENTE AMPLIO – MARCO ARANA (INSCRITO)

Tamaño del documento: 44 páginas

Página 5.  

Problemas identificados Objetivos

estratégicos

Medidas de política Metas de gobierno
• Los programas sociales a cargo del MIDIS aún no han llegado a dar la cobertura y los servicios que sus usuarios requieren. Fortalecer la implementación de los programas a cargo del MIDIS, mejorando su cobertura, los servicios que entregan a los usuarios

 • Asegurar la efectiva entrega de alimentos durante todo el año escolar, como incentivo para mejorar asistencia y en la capacidad de atención, con cocinas gestionadas con subsidio por las madres de familia y promoviendo la articulación con productores locales y en base a menús regionales.

• En las zonas urbanas la entrega de raciones basadas en frutas y productos naturales que promuevan hábitos saludables el consumo y la promoción de productos de pequeños productores andinos.

• Al menos el 90% de los centros educativos reportan que las raciones se repartieron el 95% de los días que correspondían.

• 100% de las escuelas de ámbitos urbanos entregan raciones basadas en frutas y productos naturales.

• El 80% de los alumnos reportan que se sienten satisfechos con los del desayuno escolar que se les brinda

 

 

FUERZA POPULAR – KEIKO FUJIMORI (INSCRITO)

Tamaño del documento: 90 páginas

Página 69.

1. Fortalecer los Programas del Vaso de Leche y los Comedores Populares, hoy es una necesidad de supervivencia, para ello se convertirán en unidades productivas, incorporando a las Ollas Comunes Zonales.

2. Garantizar que los beneficiarios del Programa Qali Warma, antes llamado Programa Nacional de Asistencia Alimentarioa (PRONAA), reciban sus alimentos en un contexto de no asistencia presencial a clases, a causa de la pandemia; y se retome el apoyo alimentario a los niños que menores de 5 años que no asisten al sistema escolar.

 Página 78.

1. Luchar contra la desnutrición y la anemia infantil, declaradas enemigas de la niñez, realizando intervenciones sociales focalizadas, en alianza estratégica con las municipales y las familias de niños menores de seis años. Estas intervenciones serán periódicamente monitoreadas con vigilancia sanitaria.

 

 

JUNTOS POR EL PERÚ – Verónica Mendoza (INSCRITO)

Tamaño del documento: 56 páginas

 Página 11 

Problemas identificados Objetivos estratégicos Metas al 2026
La desnutrición crónica infantil se mantiene en 12.2% a nivel nacional, casi en el mismo nivel desde 2016. En el área rural es el doble (24.5%).

Asimismo, el 40.1% de niñas y niños de 6 a 35 meses de edad presentó anemia, con un mayor porcentaje en el área rural 49,0% que en el área urbana 36,7%

Avanzar en erradicar el hambre y la desnutrición crónica que afecta a buena parte de la población

Para esto se propone priorizar a las y los niños, especialmente en el área rural

. Presupuesto y apoyo en alimentos y equipos a los comedores populares garantizado, incluyendo los que se han formado solidariamente en la pandemia.

. Subsidio de Juntos actualizado conforme a la inflación y ampliación a familias pobres rurales, aunque no tengan hijos.

Página 28

Problemas identificados Objetivos estratégicos Metas al 2026
. Abandono de la seguridad alimentaria en favor de grupos de importadores y una industria alimentaria urbana a la que no le interesa comprarle al productor local. . Impulsar un sistema único y eficaz de Compras Públicas de Alimentos de la agricultura familiar, el cual permitirá generar un mercado más estable y predecible para nuestros productores, y al mismo tiempo, hacer llegar alimentos nutritivos y de calidad a cientos de miles de nuestros niños y adolescentes en todas las escuelas del país. Crear el Banco de Fomento Rural y Agrario, que tendrá como rol entrar a financiar las actividades económicas en las zonas rurales con tasas de interés y formas de crédito adecuadas . El programa nacional de compras públicas a la agricultura familiar beneficia a por lo menos 1 millón de familias del agro, y a más de tres millones de familias urbanas de menores ingresos.

. Por lo menos 1 millón de agricultores familiares y comuneros tendrán acceso a crédito productivo a bajo costo, con adecuado apoyo técnico, priorizando formas colectivas de acceso y gestión del riesgo.

 

 

PARTIDO MORADO – JULIO GUZMÁN (INSCRITO)

Tamaño del documento: 120 páginas

 Página 33.

 1.1. Atención integral a la primera infancia (con garantía de nutrición y cuidado desde la gestación).

Todas las niñas y los niños menores de 6 años y madres gestantes accederán de manera oportuna a un paquete articulado de servicios orientados a fortalecer su desarrollo físico y socioemocional; y un sistema de acompañamiento y protección a las familias. Madres gestantes y sus hijas e hijos, desde que nacen, recibirán atención especializada, consejería psicológica, vacunación, educación nutricional, evaluación y participación en programas de aprendizaje temprano, crianza, atención a la discapacidad y otros orientados a erradicar la violencia, el abuso infantil y la negligencia.

 Página 55

 3.4. Cultura nutricional y calidad alimentaria para una vida sana.

Por décadas la nutrición ha sido un tema en agenda constante como factor indispensable para una vida sana, sin embargo, hasta la actualidad sigue siendo un factor pendiente por impulsar plenamente.

 En el Perú los niveles de inseguridad alimentaria se vienen agudizando, conllevando a elevar la prevalencia de enfermedades crónicas no transmisibles, debido al incremento de consumo alimentos ricos en nutrientes críticos a comparación de los alimentos naturales y de preparación casera. Sin embargo, el hambre es la contraparte que en la actualidad viven miles de peruanos, sobre todo los más pobres. En ambos casos, la cultura nutricional y la calidad alimentaria cumplen un rol fundamental, y está centrado en poder asegurar el derecho a una alimentación donde no exista hambre, pero que a la vez se asegure una alimentación nutritiva, saludable y aceptable culturalmente. Asimismo, la seguridad alimentaria abordada desde un espectro interdisciplinario asegurará el acceso físico, económico y constante a alimentos seguros y nutritivos.

 Otro aspecto sustancial es la promoción de los entornos y sistemas alimentarios, donde se promueva ambientes saludables para el consumidor. Aunado a ello de una regulación y control de marketing en medios de comunicación respeto a alimentos procesados con elevados nutrientes críticos ya tenemos una política de alimentos saludables (octógonos), lo que necesitamos es seguir avanzando hacia una alimentación saludable a través de la educación y promoción. Por último, el impulso de la participación ciudadana que aboga e incide por una alimentación saludable, marca la pauta para un control social en todos los ámbitos de la sociedad y cambio cultural del territorio. Aquí sería clave proponer una mayor promoción a la pequeña agricultura, que resulta clave para el abastecimiento de alimentos sanos. Adicionalmente se implementarán algunas políticas específicas: 

  • Promoción del derecho a la alimentación adecuada. Es sumamente importante potenciar el trabajo hacia un enfoque de “derecho a la alimentación”, que incluya estar protegido contra el hambre y también acceder a una alimentación adecuada. Por la propia naturaleza social de la alimentación, es necesario un abordaje intersectorial para producir impactos positivos en salud, trabajando sobre sus determinantes sociales y resguardando los derechos de las personas. Asimismo, reconociendo, respetando e integrando su conocimiento previo, cultura y cosmovisión, elementos todos que conforman la cultura alimentaria de una comunidad, en forma articulada con los gobiernos regionales y locales.
  • Fortalecimiento de la seguridad alimentaria y nutricional. Lograr que todas las personas tengan en todo momento acceso a suficientes alimentos inocuos y nutritivos para satisfacer sus necesidades.
  • La generación de acciones destinadas a proveer de información las personas para la toma de decisiones alimentarias que protejan su salud, profundizando las estrategias de educación para la salud alimentaria y nutricional en todos los ambientes, así como la lactancia materna, creando espacios adecuados para ésta y protegiendo la libertad de su práctica.
  • Impulsar la participación ciudadana y el control social, ofreciendo información relevante y basada en evidencia a la población que les permita tomar decisiones informadas en materia de su alimentación y nutrición e incluyendo a la ciudadanía para su participación continua en instancias como mesas de trabajo, consultas públicas, comisiones, entre otros.

 Página 114. 

Problemas identificados Objetivos

estratégicos

Medidas de política Metas de gobierno
1. Talentos y educación

 

1. Atención integral a la primera infancia, con garantía de nutrición y cuidado desde la gestación.

 

1. Proporción de población con anemia infantil por año

 Número de programas, proyectos y acciones sectoriales vinculadas con la población de primera infancia.

Acciónestratégica:  Articulación de la estrategia Hambre cero vinculadas con programas de atención de primera infancia.

1. Reducción de anemia infantil a niveles menores al 20% de la población al 2026.

 

  

 

PARTIDO NACIONALISTA – OLLANTA HUMALA (INSCRITO)

Tamaño del documento: 58 páginas

 El plan de gobierno no hace referencia a temas de nutrición o alimentación

 

 

PERÚ LIBRE – PEDRO CASTILLO (INSCRITO)

Tamaño del documento: 77 páginas

 Página 32.

 Seguridad alimentaria. Es importante crear el marco político, jurídico, científico, económico, militar y social, respecto de la seguridad alimentaria, puesto que los Estados socialistas son víctimas frecuentes del cerco económico alimentario por las grandes potencias, por lo que no está demás reafirmar que el recurso agua estará orientado para la seguridad alimentaria antes que para la minería

 

 

PERÚ PATRIA SEGURA – RAFAEL SANTOS (INSCRITO)

Tamaño del documento: 114 páginas

Página 18.

* Nula vigilancia e información sobre la calidad de los alimentos y nutrientes que consume la población.

Página 19.

Diagnóstico situacional…

3.2.3. nutrición

Contexto nacional

Como parte del análisis de salud y nutrición, es primordial conocer las características sociodemográficas del país y las proyecciones que permitan plantear estrategias para garantizar la respuesta del sector salud con enfoques de vida y con enfoque territorial.

 Malnutrición en el Perú

La desnutrición crónica infantil constituye uno de los principales problemas de Salud Pública en el Perú, que afecta al 12% en el 2019. de niños menores de cinco años. La malnutrición es un problema de saluden pública en el Perú, condicionado por determinantes de la salud, expresados como factores sociales y de desarrollo asociados con la pobreza y brechas de inequidad que incluyen causas básicas como la desigualdad de oportunidades, la exclusión y la discriminación por razones de sexo, raza o credo político; causas subyacentes como baja escolaridad de la madre, embarazo adolescente, cuidados insuficientes de la mujer al niño, practicas inadecuadas de crianza, falta de acceso a servicios básicos y a servicios de salud, asociados con costumbres y prácticas de alimentación, estilos de vida algunos ancestrales y otros adquiridos por el cada vez más importante proceso de urbanización, y causas directas como desnutrición materna, alimentación inadecuada, e infecciones repetidas.

 En el País la desnutrición crónica afecta a niños menores de 5 años en Huancavelica en un 33 %, mientras que Lima metropolitana es de 5%. En cuanto a la anemia infantil, La anemia es un problema nutricional en Perú que afecta especialmente a niñas y niños entre 6 y 35 meses. El 2007 afectó a 57 de cada 100. El 2018, a 43 de cada 100.y la cifra en el 2019 no ha mejorado. (fuente Andina, EMI 2019).

Desnutrición crónica infantil en áreas rurales supera en 50% a la urbana en el Perú según el informe Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional 2018 de Naciones Unidas (FAO).

 Las determinantes de la desnutrición crónica, están organizadas en causas o determinantes inmediatas, que influyen directamente sobre las condiciones nutricionales del individuo, las causas subyacentes, que se manifiestan a través de las características relacionadas a la familia, cuidadores y hogar y por último, las causas básicas, que fundamentalmente están asociadas con los sistemas políticos, económicos, culturales y sociales en la que se enmarca, la vida de la familia y los individuos sociedad, Las causas inmediatas que condicionan la desnutrición y el desarrollo infantil inadecuado son: la inadecuada ingesta de alimentos y las enfermedades infecciosas, estas son favorecidas por causas subyacentes: la inseguridad alimentaria en el hogar, inadecuadas prácticas de alimentación y cuidado, así como insuficiente agua, saneamiento y servicios de salud. Las causas básicas que condicionan la desnutrición y el desarrollo infantil dependen de los recursos humanos, económicos, organizacionales, y los mecanismos que los controlan existentes en el país, que a su vez están directamente relacionados con los sistemas políticos, económicos, sociales y culturales que prevalecen en cada ámbito territorial, entre ellos la desigualdad de oportunidades, la exclusión y la discriminación por razones de sexo, raza, etc.

 Página 24.

1. Problemas

El 12% de niños menores de 5 años en la población urbana con desnutrición crónica y áreas rurales supera en 50% a la urbana.

Problemas de desnutrición en niños del nivel inicial y primaria sobre todo en la zona rural lo que reduce su aprendizaje.

2. Objetivos a lograr

Sanos, fuertes, bien nutridos y aprendiendo bien. Fortalecer y mejorar el nivel de nutrición de los niños en el nivel inicial y primaria con los programas creados para tal fin y así reducir las disparidades en los aprendizajes a nivel global, regional y local.

3. Indicadores

Porcentaje de niños en educación básica recibiendo desayunos y/o almuerzos escolares.

4. Meta

El país mejora su posicionamiento en Latinoamérica con niños y jóvenes más Sanos, fuertes, bien nutridos y aprendiendo bien. El nivel de nutrición de los niños en el nivel inicial y primaria se ha mejorado con los programas creados para tal fin, reduciendo así las disparidades en los aprendizajes a nivel global, regional y local.

Página 30.

4.2.3. Seguridad Alimentaria

Objetivos

Reducir la inseguridad alimentaria

Proporcionar acceso físico, social, económico o geográfico, cultural a suficientes alimentos inocuos y nutritivos

Incrementar el consumo de energía en el grupo de mujeres en edad fértil

Proporcionar alimentación complementaria a niños menores de 5 años, mujeres embarazadas y personas de avanzada edad.

Facilitar la operatividad de comedores populares y asegurar su abastecimiento.

 

 

PODEMOS PERÚ – DANIEL URRESTI (EN TRÁMITE)

Tamaño del documento: 110 páginas

 Página 30.

 Ideas disruptivas

 Comedores populares repotenciados con recursos económicos y de gestión y de guía para la mejora de los niveles de nutrición de la población beneficiada.

Programa nacional de Suplementos Nutritivos “Come Sano”

 Página 72

 1.4. Comedores Populares

Según se estima, hay 4 millones de peruanos con inseguridad alimentaria severa debido al limitado acceso a alimentación y servicios de salud como consecuencia de la pandemia. Antes del COVID-19 ya había un 40% de niños con anemia. La situación se agrava a medida que las familias buscan alimentos más baratos (y menos nutritivos) y de menor calidad calórica. Por esta razón, se propone poner en prioridad la Seguridad Alimentaria, replicando la campaña Platos que Alimentan Esperanza de la ONG Banco de Alimentos Perú.

 Actualmente, las poblaciones de pobreza extrema y alta vulnerabilidad son atendidos por el Programa de Complementación Alimentaria (PCA) el cual es ejecutado por un total de 13,664 organizaciones sociales de base. La logística está a cargo de 230 gobiernos locales con serias deficiencias en adquisiciones y logistica.

Post pandemia la población de pobreza extrema se incrementará y con ello la necesidad de elevar significativamente su eficacia y eficiencia. La propuesta es centralizar la gestión de compras y logística del PCA y derivarlo al ministerio competente para ser ejecutado por las 13,664 organizaciones, pero esta vez bajo la coordinación operativa de Caritas del Perú.

 1.5. Desnutrición Infantil

Pese a los avances en la lucha contra la pobreza, la desnutrición infantil aún muestra resultados alarmantes: menores de 5 años, 12.2% desnutridos; en áreas rurales: 25.7%; menores de 3 años, prevalencia anemia: 52.9%; 9-12 meses: sólo 48% interacción adecuada madre-hijo; entre 24 y 36 meses 58.9% logran comunicación verbal efectiva.

Es decir que el problema de la desnutrición tiene causas y efectos multidimensionales y dada las condiciones de desigualdad permanente que se generan en la infancia desnutrida la propuesta es alinear todos los recursos y subsidios en un solo programa de impacto a la familia para mejorar la relación madre-hijo, nutrición que incorpore alimentos autóctonos, terapias de comunicación y conectividad.

 De forma complementaria, proponemos:

1. Potenciar los programas “A Comer Pescado y De la Chacra a la Mesa”, para implementarlos en 500 distritos a nivel nacional, de forma semanal

2. Repotenciar los Comedores Populares, proveyéndolos de los recursos económicos y de gestión que sean necesarios para su administración y funcionamiento con máxima transparencia y cero corrupción

3. Lanzar el Programa Nacional de Suplementos Nutritivos “Come Sano”.

 

 

PARTIDO POPULAR CRISTIANO (PPC) – ALBERTO BEINGOLEA (INSCRITO)

Tamaño del documento: 151 páginas

 Página 88.

 …Estas brechas [las económicas producidas por la pandemia] son complejas y multidimensionales, por lo que las causas y/o consecuencias no solo se limitan a las monetarias, sino, también, tienen efectos en la educación, desarrollo y salud, como es el caso de la desnutrición crónica que sufren estas poblaciones en situación de vulnerabilidad.

 Página 89

 ODS 2: Poner fin al hambre

 Meta 2.1. Poner fin al hambre y asegurar el acceso de todas las personas, en particular los pobres y las personas en situaciones vulnerables, incluidos los lactantes, a una alimentación sana, nutritiva y suficiente durante todo el año.

 Meta 2.2. Poner fin a todas las formas de malnutrición, incluso logrando, a más tardar en 2025, las metas convenidas internacionalmente sobre el retraso del crecimiento y la emaciación de los niños menores de 5 años, y abordar las necesidades de nutrición de las adolescentes, las mujeres embarazadas y lactantes y las personas de edad.

 Página 91

 Estos objetivos estratégicos, que tienen una visión de inclusión social (esto es una incorporación social, económica, política y cultural a la comunidad nacional), son los siguientes:

– Reducir la anemia y la desnutrición crónica infantil, y garantizar la seguridad alimentaria.

 Página 92

 Principal problema pública detectado:

La exclusión social al desarrollo sostenible que vive la población que se encuentra en estado de vulnerabilidad.

4Objetivos Estratégicos:

4.2. Reducir la anemia y la desnutrición crónica infantil, y garantizar la seguridad alimentaria.

 

 

RENOVACIÓN POPULAR – Rafael López Aliaga (INSCRITO)

Tamaño del documento: 29 páginas

Pagina 4 

Problemas identificados Objetivos

Estratégicos

Indicadores Metas al 2026
Pobreza extrema como lastre para el desarrollo

 

Reforzaremos las organizaciones populares, para distribuir la ayuda alimentaria a grupos de extrema pobreza…

 

Incremento de desnutrición en los hogares de familias que menos tienen.

 

Disminuiremos de manera significativa los índices de pobreza extrema y desnutrición, por medio de canastas básicas que serán adquiridas de los productores agrícolas, mientras se reactiva la economía. 
Desnutrición crónica infantil

 

Nos preocuparemos de la alimentación desde el vientre de la madre, se continuará en las guarderías y colegios con un programa alimenticio basado en proteínas, a fin de asegurar las condiciones físicas y mentales de nuestros estudiantes.

 

Incumplimiento de los estándares de calidad en los programas sociales.

 

Erradicaremos la anemia y la desnutrición infantil, por medio de adquisición de productos de calidad a los proveedores nacionales

 

 

 

 

RENACIMIENTO UNIDO NACIONAL (RUNA) – CIRO GALVEZ (INSCRITO)

Tamaño del documento: 33 páginas

 El plan de gobierno no hace referencia a temas de nutrición o alimentación

 

 

SOMOS PERÚ – DANIEL SALAVERRY (INSCRITO)

Tamaño del documento: 161 páginas

 Página 19

 En términos cuantitativos, el estado de la salud en el Perú presenta lo siguiente:

– La desnutrición crónica se ha reducido en el periodo 2010 – 2019 en 11 puntos porcentuales. El 36% de niños con madres sin educación sufren de anemia: casi 8 veces más que los niños con madres con educación superior (INEI, 2019).

 Página 38

 – Escuelas Saludables: el objetivo es conformar una Comisión Intersectorial entre los ministerios de Educación y de Salud para implementar el plan “Escuela Saludable” que contribuirá a mejorar el estado de salud de los escolares de la Educación Básica, mediante intervenciones relacionadas a mejorar la aplicación de vacunas, tratamiento de anemia, de la desnutrición, salud bucal, alimentación saludable y salud mental acorde con las necesidades de desarrollo en las niñas, niños y adolescentes.

 Indicadores:

– Aplicación de vacunas, tratamiento de anemia, desnutrición, salud bucal, alimentación saludable y salud mental acorde con las necesidades de desarrollo en niñas, niños y adolescentes

 Página 40

3. Mujer y Poblaciones Vulnerables

 Situación Actual

Al analizar algunos de los indicadores poblacionales (pobreza, desnutrición, acceso a servicios, etc.) se observa reducción en la incidencia, pero se perciben acentuados contrastes en algunas regiones y entre grupos poblaciones. A pesar de los esfuerzos, la desigualdad y la vulnerabilidad persisten.

 Página 41

1. d) Anemia en niños y niñas de 6 a 59 meses de edad.

 – En el primer semestre del 2019, la prevalencia de la anemia fue mayor en las regiones de la Sierra (49,4%) y la Selva (44,4%), que contrastan con la Costa donde la prevalencia de esta carencia afecta al 37,6% de las niñas y niños menores de 3 años.

– Entre los años 2018 y el primer semestre 2019, el nivel promedio de la prevalencia de anemia en la Selva disminuyó de 50,5% a 44,4%.

– A octubre del 2020, más del 40% de niños menores de un año tienen anemia en la sierra y selva peruana, según Instituto Nacional de Salud (INS) del Ministerio de Salud (Minsa). Los niños entre 6, 9 y 12 meses presentaban niveles altos de anemia moderada y leve, siendo a partir de los 6 meses de edad el período donde presentan mayor deficiencia de hierro.

 1.e) Desnutrición crónica en menores de 5 años.

 – Al 2019, el 12,2% de niños y niñas menores de cinco años padecía de desnutrición crónica. En los últimos años, las cifras de desnutrición crónica infantil (DCI) han disminuido a nivel nacional.

– La pandemia por la Covid-19 afecta los índices de desnutrición crónica infantil a nivel nacional. En agosto de 2020, una de cada 5 personas no comió o solo comió una vez en el día, según el Programa Mundial de Alimentos de la ONU en Perú.

 Página 48

 Política 2: Universalización de programas sociales, con prioridad en la atención de personas con discapacidad, desarrollo infantil temprano, madres gestantes y personas en situación de pobreza extrema.

 Propuesta 1: Elaborar una estrategia de atención y complementación alimentaria para las personas que, dependiendo de su situación de vulnerabilidad, lo requieran.

 Propuesta 2: En el marco de la política de inclusión con desarrollo, canalizar las compras de los programas estatales a productores locales, con pertinencia cultural, con el objetivo de revertir la anemia y la desnutrición, dinamizando la economía y la producción local, consolidando procesos culturales y sociales.

 

 

Victoria Nacional – GEORGE FORSITH (EN TRÁMITE)

Tamaño del documento: 158 páginas

 Página 14

 Agua limpia y seguridad alimentaria

Queremos que nuestra población sea resiliente ante pandemias y otras amenazas, asegurándoles un acceso universal a agua limpia, al tratamiento de los residuos sólidos y a un sistema de seguridad alimentaria y nutricional que fortalezca su sistema inmunológico y elimine la anemia de una vez por todas.

 Página 17

 Hacia un concepto integral de la seguridad nacional

La pandemia del Covid-19 nos ha demostrado que la seguridad nacional debe ser enfocada en 360 grados a todos los flancos de vulnerabilidad. Ese nuevo sistema debe estar sustentado en: (1) la protección de nuestros recursos naturales y la contención de la depredación ecológica; (2) la reducción drástica de la informalidad empresarial y laboral; (3) la sustitución creativa de importaciones de insumos y productos alimenticios, medicinales y sanitarios, por una oferta interna competitiva y sustentada en la puesta en valor de nuestros conocimientos alimentarios y medicinales autóctonos y recursos ancestrales; (4) una seguridad alimentaria y nutricional efectiva integrada a un sistema robusto de salud preventiva que tenga como base la disponibilidad de agua limpia en todos los hogares; (5) el fomento de nuevos patrones de consumo alimentario y sanitario que impulsen la oferta interna…

 Página 21 

  • La nutrición de nuestros niños será de alta prioridad, desde la etapa de gestación de las madres hasta la culminación de su etapa escolar.
  • Optimizaremos el Plan Integral de Salud Escolar, asegurando que forme bien a los padres e hijos en prácticas de higiene, alimentación y nutrición, asegurando la disposición de un desayuno escolar nutritivo para todos los estudiantes.

 Página 37

 Seguridad alimentaria para todos los peruanos

A pesar de su riqueza biodiversa, el Perú sigue teniendo elevados niveles de desnutrición, anemia infantil y sobre peso por mala alimentación en el campo y la ciudad, debido al bajo consumo de productos nativos de alto valor nutritivo. Necesitamos recuperar un estilo de alimentación saludable y alineado con cocinas regionales, para lo cual es fundamental conservar y revalorar la agro biodiversidad en las dietas y platos nacionales.

Fomentaremos a las empresas que elaboran alimentos sanos y nutritivos aprovechando los productos locales. Además, impulsaremos programas semanales del menú saludable, nutritivo y económico con recetas de cocineros/as peruanos. 

Pagina 57

Problemas identificados Objetivos Indicadores Metas al 2026
2. El desarrollo de nuestros niños y futuros ciudadanos se encuentra comprometido por la persistencia de altas tasas de anemia en niños menores de 36 meses (sólo se redujo en 3% en los últimos 4 años), y tasas invariables de desnutrición crónica infantil en niños menores de 5 años para el último quinquenio (12.2% en el 2019)

 

1. La salud y nutrición de nuestros niños será de alta prioridad, desde la etapa de gestación de las madres hasta la culminación de su etapa escolar. Trabajaremos en la reducción de la desnutrición crónica infantil y la anemia en menores de 3 años, a través del fortalecimiento de intervenciones efectivas e intersectoriales.

2. Promoveremos la participación del sector salud en la gestión de los servicios de agua, saneamiento y tratamiento de aguas residuales, por tratarse de variables que explican la incidencia de la anemia en la primera infancia.

 

1. Tasa de desnutrición crónica (menores de 5 años OMS)

2. Tasa de Anemia en niñas y Niños de 6 a 36 meses de edad

 

1. Reducir la tasa de desnutrición crónica infantil a 9% al 2026

2. Reducir la tasa de Anemia en niñas y niños de 6 a 36 meses de edad a 18%

 

3. Los malos hábitos de alimentación de la población en edad escolar, reflejados en las altas tasas de sobrepeso (32.3%) y obesidad (23.9%), representan un riesgo latente para la salud de los niños, niñas y adolescentes. 1. Optimizaremos el Plan Integral de Salud Escolar, asegurando la adecuada formación de padres e hijos en prácticas de higiene, alimentación y nutrición; asegurando la disposición de un desayuno escolar nutritivo para todos los estudiantes. 1. Buenas prácticas de alimentación, nutrición e higiene.

2. Acceso a desayuno escolar nutritivo.

1. 100% de padres de familia y estudiantes formados en buenas prácticas.

2. 100% de estudiantes de primaria y secundaria acceden a desayuno escolar nutritivo.

4. Niveles de desnutrición, anemia infantil y sobre peso por mala alimentación en el campo y la ciudad por bajo consumo de productos nativos de alto valor nutritivo. 1. Recuperación de un estilo de alimentación saludable y alineado con cocinas regionales

2. Conservación y  revaloración de la agro biodiversidad en las dietas y platos nacionales.

3. Fomento a empresas que elaboran alimentos sanos y nutritivos aprovechando los productos locales

4. Programas semanales del menú saludable, nutritivo y económico con recetas de cocineros/as peruanos… Consume peruano y hazte fuerte’

1. Número de campañas de alimentación saludable con colegios, universidades y gobiernos locales.

2. Fortalecimiento de los bancos de germoplasma de productos nativos.

3. Reconocimiento de zonas de agro biodiversidad y agricultores conservacionistas.

4. Número de empresas establecidas bajo el paradigma de alimentación saludable.

5. Número de

‘Consume peruano y hazte fuerte’

1. 25 campañas de promoción de la producción masiva y convencional de productos con alto valor alimenticio empezando con quinua y cuy.

2. Un programa nacional de conservación de recursos genéticos de productos nativos.

3. 5 zonas de agrobiodiversidad reconocidas en el país.

4. Programas de alimentación infantil para la prevención de casos de desnutrición y anemia.

 

 

Referencias Bibliográficas

  1. Redacción Diario Oficial El Peruano. Elecciones 2021: Estas son las 13 fórmulas presidencias que ya tienen asegurada su participación. Visto en: https://elperuano.pe/noticia/113349-elecciones-2021-estas-son-las-13-formulas-presidenciales-que-ya-tienen-asegurada-su-participacion

 

 

 

DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS

En IIDENUT rechazamos rotundamente aquellas prácticas asociadas con el uso inapropiado de la información con fines comerciales. Nuestros estándares éticos nos impiden aceptar, difundir o parcializarnos subjetivamente con producto o práctica alguna que vaya en contra o distorsione la labor científica del nutricionista

 

Read More

¿Por qué la obesidad está asociada con cuadros más severos de COVID-19?

A poco más de un año del inicio de la pandemia, está claro que el paciente con obesidad tiene una mayor predisposición para desarrollar cuadros más severos de COVID-19. Aunque las primeras comunicaciones no citaban a la obesidad como un factor de riesgo, de hecho, en China su prevalencia solo alcanza al 6.2% (1), conforme el contagio se fue extendiendo por el mundo, su papel interviniente en el desarrollo de la enfermedad fue tomando forma. Es verdad que, en términos físicos, la obesidad específicamente abdominal es una condición clínica que está asociada con una ventilación mecánica disminuida a nivel de la base de los pulmones con la consiguiente reducción en la saturación de oxígeno en la sangre (2); sin embargo, el impacto de la obesidad en general va mucho más lejos de este evento particular. ¿Por qué la obesidad está asociada a cuadros más severos de COVID-19? A continuación, algunas razones.

Los pacientes con obesidad presentan un estado crónico de inflamación de bajo impacto

El crecimiento desordenado del panículo adiposo (adipocitos rodeados de tejido conectivo) a consecuencia de la hipertrofia de los adipocitos genera cambios significativos en el cuerpo, entre los que podemos citar: i) los macrófagos, la célula más abundante del tejido adiposo después de los adipocitos, empiezan a cambiar de un estado M2 o antiinflamatorio a un estado M1 o proinflamatorio; una producción continua de citoquinas entre las que podemos citar el factor de necrosis tumoral (TNF) que estimula la pérdida de proteína muscular y una mayor liberación de grasa visceral hacia el torrente sanguíneo contribuyendo a generar un hígado graso inflamatorio;  una alta producción de radicales libres (evento que ha sido descrito como parte de la respuesta fallida del sistema inmune a nivel pulmonar); resistencia a la insulina, presente normalmente en el paciente con obesidad que, sin embargo, se exacerba producto de la inflamación generada por el SARS-COV-2 [Nota. Se ha visto que los pacientes con hígado graso inflamatorio y obesidad tienen mayor riesgo de presentar una infección mucho más severa por COVID-19 que aquellos que no presentan estas condiciones (3)].

Los pacientes con obesidad presentan una respuesta inmunitaria alterada

El estado permanente de inflamación que aqueja a los pacientes con obesidad impacta negativamente sobre el funcionamiento de las células del sistema inmunológico. Bajo condiciones normales, la respuesta innata inicial (responsable de la inflamación) es seguida de la respuesta adaptativa; de la interacción de ambas depende la respuesta del individuo frente a una agresión. En el paciente con obesidad, el sistema inmune se encuentra debilitado por el proceso crónico de inflamación. Se ha demostrado que la obesidad afecta negativamente la respuesta de los linfocitos T y B, lo cual es un precedente grave para la respuesta del individuo porque las pruebas de laboratorio sugieren que el SARS-COV-2, por sí solo, disminuye significativamente el número de linfocitos T CD4, linfocitos T CD8, células B y células natural killer. Esta respuesta deficiente puede contribuir, en un inicio, al crecimiento de la carga viral, a una alta tasa de replicación y a la consiguiente diseminación del virus (4).

Los pacientes con obesidad podrían presentar un número anormal de lipofibroblastos en el tejido pulmonar

La progresiva consolidación del pulmón (reemplazo del aire por otro elemento, como por ejemplo el agua) es una de las complicaciones más comunes de la COVID-19. Esta consolidación es causada, principalmente, por una fibrosis pulmonar extendida que es probable que se encuentre presente desde antes del inicio de los síntomas típicos de la enfermedad. Aunque hasta el momento, la fisiopatología de la fibrosis pulmonar no está clara, sí se ha podido demostrar que depende de la aparición y actividad incrementada de un tipo de células denominadas miofibroblastos.

En la actualidad se desconoce el origen de estos miofibroblastos, sin embargo, se sabe que durante la fibrosis cutánea o durante la fibrosis hepática asociada al hígado graso no alcohólico, se produce un proceso de transdiferenciación reversible de adipocitos hacia miofibroblastos. Los cambios moleculares presentes en estos procesos son muy similares a aquellos que se producen durante la fibrosis pulmonar de los pacientes con COVID-19, por lo cual, se ha postulado que los miofibroblastos pulmonares se transdiferencian a partir de un tipo de adipocito denominado lipofibroblasto.

Los lipofibroblastos pulmonares se ubican cerca de las células epiteliales alveolares tipo 2 en el intersticio alveolar. Su aparición en el tejido pulmonar puede obedecer a una acumulación ectópica de grasa (en lugares donde no debería estar) muy común en la obesidad y su activación y consiguiente transdiferenciación hacia miofibroblastos estar relacionada con los cambios moleculares producidos por la propia inflamación (5).

Los pacientes con obesidad presentan alteraciones en el metabolismo de glucosa

La obesidad, mientras más crónica y severa sea, tiene un impacto negativo mayor sobre el metabolismo de la glucosa. Tanto la acumulación excesiva de grasa en el citoplasma de los adipocitos como el efecto de las citoquinas propias del estado inflamatorio de bajo impacto que acompaña a la obesidad, reducen significativamente la sensibilidad del receptor de insulina a la acción estimulante de la hormona, evento denominado resistencia a la insulina. Esta sensibilidad disminuida presenta como consecuencia una mayor secreción de insulina que mantiene la glicemia en niveles falsamente “normales” a la espera de que cualquier evento desencadenante que los sincere llevándolos a niveles elevados. Durante una infección, quemadura, o cualquier otra injuria, la producción de citoquinas reduce, del mismo modo, la actividad del receptor de insulina generando cuadros de hiperglicemia que son directamente proporcionales a la magnitud de la injuria presente.

Se ha observado que el 51% de los pacientes que padecen COVID-19 presentan hiperglicemia cuyos mecanismos moleculares parecen ir más allá del impacto conocido que tienen las citoquinas de la inflamación sobre la actividad del receptor de insulina. En estos pacientes, la hiperglicemia podría estar asociada adicionalmente con una falla pasajera de la función de las células beta pancreáticas, evento que ha sido descrito previamente como parte de la acción del SARS-CoV y del MERS-CoV. Esta alteración estaría relacionada con la acción de la enzima dipeptidil peptidasa 4 (DPP-4) sobre la actividad de las incretinas [NOTA. La DPP-4 degrada el péptido similar al glucagón 1 (GLP-1) que estimula la liberación de insulina por parte de las células B del páncreas] (6).

Las personas con obesidad presentarían mayor cantidad de receptores para el SARS-COV-2

Se piensa que las gotas de grasa presentes en el citoplasma de los adipocitos pueden servir como sitio de ensamblaje del virus o que la acumulación ectópica de grasa puede contribuir al daño de los tejidos como se ha propuesto en el caso de los lipofibroblastos. Además, en la membrana celular existen sitios específicos denominados balsas de lípidos que son particularmente ricos en fosfolípidos y colesterol y podrían facilitar el ingreso del virus a las células (4).

El tema obesidad es extremadamente difícil de abordar y en el contexto de los pacientes con COVID-19 ha demostrado ser un factor determinante en el curso de la enfermedad. Lamentablemente, el problema no radica en todo lo que se sabe y cómo abordarlo, la dificultad más importante es que para la mayoría de los profesionales de la salud la obesidad se circunscribe a dos cosas: comer demasiado y un IMC mayor a 30.

 

Por Robinson Cruz

*Robinson Cruz es Director General del Instituto IIDENUT. Cuenta con 20 años de experiencia como nutricionista clínico y especialista en Bioquímica aplicada a la Nutrición. En este tiempo ha formado miles de profesionales de la nutrición, ha publicado casi una decena de libros y cientos de comunicaciones relacionadas, entre otras actividades.

 

Si quieres saber más de interacción fármaco nutriente, tanto en el contexto del COVID-19 como en el de otras patologías, te invito a inscribirte en nuestro Diplomado de Especialización Profesional en Nutrición Clínica. Para recibir información, por favor, haz click aquí.

Referencias bibliográficas

  1. Kass D, Duggal P, Cingolani O. La obesidad podría hacer la infección por COVID-19 más grave en adultos jóvenes. thelancet.com Published online April 30, 2020 https://doi.org/10.1016/S0140-6736(20)31024-2
  2. Stefan, N., Birkenfeld, A.L., Schulze, M.B. et al.Obesity and impaired metabolic health in patients with COVID-19. Nat Rev Endocrinol (2020).  https://doi.org/10.1038/s41574-020-0364-6.
  3. Zheng K, Gao F, Wang X, Sun Q, Pan K, Wang T, Ma H, et al. Obesity as a Risk Factor for Greater Severity of COVID-19 in Patients With Metabolic Associated Fatty Liver Disease. 2020 Apr 19;108:154244. doi: 10.1016/j.metabol.2020.154244. Online ahead of print.
  4. Zhu X, Yang L, Huang K. COVID-19 and Obesity: Epidemiology, Pathogenesis and Treatment. Diabetes, Metabolic Syndrome and Obesity: Targets and Therapy 2020:13 4953–4959
  5. Kruglikov I, Scherer P. The Role of Adipocytes and Adipocyte-Like Cells in the Severity of COVID-19 Infections. Obesity | VOLUME 28 | NUMBER 7 | JULY 2020
  6. Bass M. COVID-19 and Comorbidities: A Role for Dipeptidyl Peptidase 4 (DPP4) in Disease Severity. 2020 May 11.  doi: 10.1111/1753-0407.13052. Online ahead of print

 

DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS

En IIDENUT rechazamos rotundamente aquellas prácticas asociadas con el uso inapropiado de la información con fines comerciales. Nuestros estándares éticos nos impiden aceptar, difundir o parcializarnos subjetivamente con producto o práctica alguna que vaya en contra o distorsione la labor científica del nutricionista.

Read More

Actualización: COVID-19 y vitamina C ¿Cuánto sabemos?

Desde los primeros meses de la pandemia, se postuló el papel que podría tener la vitamina C en el tratamiento de las formas leves y severas de la infección por SARS-COV2. Por esta razón, durante el primer semestre de 2020 se iniciaron diversos estudios clínicos con el objetivo de valorar el papel de la infusión intravenosa de vitamina C sobre la evolución de la COVID-19. Con los primeros resultados a disposición, revisemos brevemente las características bioquímicas, clínicas y nutricionales de la vitamina C en este contexto y qué dicen los resultados de estos estudios.

La vitamina C pertenece al grupo de vitaminas hidrosolubles. Sus valores plasmáticos normales fluctúan entre 0.5 – 1.6 mg/dl (tabla 1). La vitamina C es indispensable para la formación de colágeno y L-carnitina; para la conversión de colesterol en sales biliares; para la absorción del hierro no hem; para decenas de procesos esteroidogénicos a nivel adrenal; para la neutralización de especies reactivas de oxígeno (ROS), por ende, atenúa el daño en el ADN; y, por supuesto, para estimular y modular la respuesta inmunitaria (1).

Tabla. Valores plasmáticos referenciales para vitamina C

Estado Valores referenciales
Normalidad 0.5 – 1.6 mg/dl
Deficiencia marginal 0.19 – 0.40 mg/dl
Deficiencia establecida < 0.19 mg/dl

Desde el punto de vista inmunológico, la vitamina C presenta influencia directa sobre el funcionamiento de monocitos, neutrófilos y linfocitos (incluye a sus tres subtipos linfocitos T, linfocitos B y natural killers). Estas células contienen 50-100 veces más vitamina C que aquella que circula en el plasma (esto implica que la concentración sanguínea de este micronutriente no indica necesariamente el estado de los almacenes corporales).

Los neutrófilos forman parte de la respuesta inmunitaria innata; de presentarse una infección, se dirigen a la zona afectada (quimiocinésis) siguiendo la pista de sustancias químicas liberadas para este fin (quimiotaxis); al llegar pueden liberar trampas (NETs) que atrapan microorganismos (netosis); y, también secretan y contienen diversas sustancias oxidantes (ROS) que los ayudan a destruir y digerir microorganismos. La vitamina C no solo mejora la quimiotaxis, estimula la producción de sustancias oxidantes y las inactiva cuando se producen en cantidad excesiva; controla la netosis para evitar la necrosis tisular producida por neutrófilos y estimula su apoptosis cuando ya no son necesarios. Los linfocitos, por otro lado, presentan un número mayor de actividades debido a todos sus subtipos. Los linfocitos T, por ejemplo, se subdividen en T helper CD4 (éstos estimulan la activación de Th1 y Th2), T citotóxico CD 8 y T reguladores; cabe resaltar en esta lista el papel de los linfocitos Th1 responsables de la formación de interferón gamma. Los linfocitos B son responsables de la síntesis de inmunoglobulinas (IgA, IgM, IgG). [Nota. La vitamina C no solo estimula la respuesta inmunitaria de todas estas células, además, la detiene y controla cuando es demasiado exagerada] (figura 1).

 

Figura 1. Algunas células inmunitarias citadas en la nota

 

El estudio CITRIS-ALI (2) fue el punto de partida para proponer el uso de la vitamina C endovenosa en el tratamiento de la COVID-19. Este estudio se llevó a cabo entre setiembre de 2014 y enero de 2018 con el objetivo de determinar el efecto de la infusión intravenosa de vitamina C sobre los marcadores de falla orgánica, inflamación y daño vascular en pacientes con sepsis y síndrome de distrés respiratorio severo. Los resultados no mostraron diferencias significativas en los niveles plasmáticos de proteína C reactiva y trombomodulina, ni mejoras en la evaluación secuencial de falla orgánica, medida por la escala de SOFA. No obstante, los pacientes tratados con vitamina C mostraron resultados interesantes: 16.5% menos mortalidad; 2.5 días menos de terapia intensiva y 6.7 días menos de internamiento cuando se compararon con los pacientes que recibieron placebo.

A principios de enero, se publicaron los resultados de un estudio llevado a cabo para determinar el efecto de la administración endovenosa de vitamina C en altas dosis a pacientes críticamente enfermos de COVID-19 (3). Este estudio fue llevado a cabo en 3 hospitales de Hubei, China y consistió en administrar 12 g de vitamina C/50ml endovenosa cada 12 horas por 7 días a una tasa de 12 ml/h a pacientes confirmados con SARS-COV-2 dentro de las 48 h de ingreso a unidad de cuidados intensivos. Se reclutaron 56 pacientes que fueron divididos en grupo experimental y placebo. Las variables medidas incluyeron: liberación de la ventilación mecánica en menos de 28 días, mortalidad al día 28, valor del SOFA y progresión de la inflamación. El estudio no pudo reducir la mortalidad a los 28 días, pero si mostró una un aumento constante en la PaO2/FiO2 (día 7: 229 vs. 151 mmHg, 95% CI 33 to 122, P = 0.01)

En relación con el uso de la vitamina C por vía oral para tratar enfermos leves y severos, es necesario entender primero la cinética de su absorción. En individuos aparentemente sanos, 200 mg por vía oral son suficientes para alcanzar niveles normales de vitamina C en plasma. La saturación completa del sistema de absorción se lleva a cabo cuando se consumen entre 1 g diariamente y 3 gramos cada 4 horas (4). En términos más coloquiales, la saturación significa que a mayor dosis menos absorción, y probablemente, la aparición de mayor cantidad de efectos negativos gastrointestinales. Recientemente se publicó un estudio en el cual se administró 8000 mg de ácido ascórbico, 50 mg de gluconato de zinc, una combinación de ambos y placebo a un grupo de 214 paciente divididos en 4 grupos respectivamente. El estudio no pudo demostrar que el uso de vitamina C (consumida con las comidas) sola o en combinación con zinc (consumido al acostarse) o la combinación de ambos, redujo la sintomatología o las complicaciones de la COVID-19 en los pacientes. Entre los aspectos cuestionables del estudio podemos citar: i) se empleó 8000 mg de vitamina C cuando lo máximo sugerido para evitar la saturación es de 2000 mg por día; ii) un tercio de los participantes del estudio eran o habían sido fumadores, lo cual significa que sus necesidades de vitamina eran considerablemente mayores al promedio; iii) los participantes brindaron información desde su casa, lo cual hace que el control del consumo de suplementos no sea el ideal; iv) un cuarto usaba vitaminas o minerales previamente, lo cual puede estar asociado con mejores niveles plasmáticos que responden menos a la suplementación; y v) no se indica el número de participantes que presentaban sobrepeso u obesidad como factor de importancia en la evolución de la COVID-19.

Hasta el momento, no existe estudios categóricos que recomienden o contraindiquen el uso de vitamina C en el tratamiento de la COVID-19, sin embargo, el efecto potenciador de la vitamina sobre el sistema inmunológico y la relativa seguridad de su consumo vía oral la convierten en una alternativa viable hasta que se demuestre lo contrario. En este contexto, la Sociedad Internacional de Inmunonutrición ha propuesto una suplementación de entre 200 – 2000 mg por día de vitamina C con el objetivo de fortalecer el sistema inmunológico (5). Debe recordarse que consumos diarios de vitamina C de alrededor de 100 mg tienen un impacto positivo sobre los almacenes leucocitarios de la vitamina y que la mayoría de los estudios sobre este aspecto han empleado cantidades suplementarias entre 250 mg – 1000 mg por día.

 

Por Robinson Cruz

*Robinson Cruz es Director General del Instituto IIDENUT. Cuenta con 20 años de experiencia como nutricionista clínico y especialista en Bioquímica aplicada a la Nutrición. En este tiempo ha formado miles de profesionales de la nutrición, ha publicado casi una decena de libros y cientos de comunicaciones relacionadas, entre otras actividades.

 

Si quieres saber más de interacción fármaco nutriente, tanto en el contexto del COVID-19 como en el de otras patologías, te invito a inscribirte en nuestro Diplomado de Especialización Profesional en Nutrición Clínica. Para recibir información, por favor, haz click aquí.

Referencias bibliográficas

  1. Jafari D, Esmaeilzadeh A, Mohammadi-Kordkhayli M, Rezaei N. Vitamin C and the Immune System. En Mahmoudi M, Rezaei N (eds.), Nutrition and Immunity. © Springer Nature Switzerland AG 2019. https://doi.org/10.1007/978-3-030-16073-9_1
  2. Fowler II A, Truwit J Duncan R, Morris P, Dewilde C, Priday A, Fisher B, et al. Effect of Vitamina C infusion on organ failure and biomarkers of Inflamation and Vascular INjury in Patients with sepsis and severe Acute respiratory faiulure. JAMA October 1, 2019 volume 322, Numbre 13.
  3. Zhang J, Rao X, Li Y, Zhu Y, Liu F, Guo G, Luo G, Meng Z, De Backer D, Xiang H, Peng Z. Pilot trial of high dose vitamina C in critically ill COVID-19 patients. Ann Intensive Care. 2021 Jan 9; 11(1):5. Doi: 10.1186/s13613-0-20-00792-3. PMID: 33420963; PMCID: PMC7794463.
  4. Holfor P, Carr AC, Jovic TH, Ali SR, Whitaker IS, Marik PE, Smith AD. Vitamina C-An Adjunctive Therapy for respiratory INfection, sepsis and COVID-19. Nutrients 2020 Dec 7;12(12):3760. Doi: 10.339/nu12123760. PMID: 33297491; PMCID: PMC7762433.
  5. Comité Internacional para la Elaboración de Consensos y Estandarización en Nutriología (CIENUT). Posición de expertos sobre el manejo nutricional del coronavirus COVID-19. Lima: Fondo editorial IIDENUT. 2020

 

DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS

En IIDENUT rechazamos rotundamente aquellas prácticas asociadas con el uso inapropiado de la información con fines comerciales. Nuestros estándares éticos nos impiden aceptar, difundir o parcializarnos subjetivamente con producto o práctica alguna que vaya en contra o distorsione la labor científica del nutricionista.

Read More

Interacción entre fármacos y nutrientes en la terapia medicamentosa contra el COVID-19

La evaluación de la interacción entre fármacos y nutrientes es parte crucial del Proceso de Atención Nutricional, no solo por el impacto negativo que los medicamentos pueden tener sobre el estado nutricional de la persona, sino porque tanto el estado de nutrición del individuo como la presencia de uno u otro nutriente también pueden alterar la acción de los medicamentos (1).

Las formas de interacción entre nutrientes y fármacos son de tres clases: tipo 1 o nutriente fármaco cinéticas, tipo 2 o nutriente fármaco dinámicas y tipo 3 o fármaco nutriente (figura 1). Aunque es verdad que la mayoría de los pacientes con COVID-19 no requieren medicación, un grupo significativo de ellos requerirá diferentes tipos de fármacos durante la enfermedad y su convalecencia, más aún, si consideramos que quienes más se complican son aquellos pacientes que presentan mayor número de comorbilidades preexistentes, lo cual extiende la lista de interacciones irremediablemente.

Debido a la amplia gama de posibilidades, hemos tomado como referencia el protocolo medicamentoso de la Guia Farmacogeriátrica de la Comunidad de Madrid (2) para agrupar los medicamentos de acuerdo a su uso regular. Sobre esta base, se han dejado en la lista solo aquellos medicamentos que presentan interacción fármaco nutriente y se ha incorporado otros que también son utilizados como parte del tratamiento en diferentes partes del mundo. En todos los casos, hemos añadido el tipo de interacción y en qué consiste la misma [Nota. Las interacciones añadidas están en relación con la forma de administración del medicamento, si la forma cambiara, el número de interacciones también podría variar].

 

Lista de medicamentos usualmente empleados en el tratamiento contra el COVID-19

  1. Fiebre
Medicamento Vía Tipo de interacción Forma de interacción
Paracetamol VO Clase 1: liberación – En caso necesidad, los comprimidos se pueden pulverizar y dispersar.

– En caso de usar presentaciones efervescentes, vigilar el contenido de sodio bajo la forma de excipiente.

VO Clase 1:  Metabolización Es metabolizado por el glutatión hepático. Vigilar pacientes con desnutrición.

 

  1. Tos 
Medicamento Vía Tipo de interacción Forma de interacción
Codeína VO Clase 1: Liberación – En caso necesidad, los comprimidos se pueden pulverizar y dispersar
Clase 3 Puede producir estreñimiento.

 

 

  1. Antivirales 
Medicamento Vía Tipo de interacción Forma de interacción
Ivermectina VO Clase 1: absorción Consumir alejado de las comidas

 

  1. Sobreinfección bacteriana 
Medicamento Vía Tipo de interacción Forma de interacción
Amoxicilina/clavulámico VO Clase 1: Liberación – En caso necesidad, los comprimidos se pueden pulverizar y dispersar
Clase 3 – Puede producir diarrea, náuseas, vómitos
Levofloxacino VO Clase 1: absorción – Las fuentes de hierro y calcio reducen su absorción
Clase 3 – Reduce la absorción de hierro y calcio.
VO Clase 3 – Gastrointestinales, hipoglicemia, cefalea, prurito
Ceftriaxona IM/EV Clase 1:

Distribución

– Se une en un 83-95% a proteínas plasmáticas.

  

  1. Dificultad respiratoria 
Medicamento Vía Tipo de interacción Forma de interacción
Acetilcisteína VO Clase 1: Liberación – Vigilar excipientes a base de sacarosa y lactosa.
Salbutamol INH Clase 3 – Reduce tonicidad del esfínter esofágico inferior
Clase 3 – Tos, irritación
Ipatropio, bromuro INH Clase 3 – Reduce tonicidad del esfínter esofágico inferior
Clase 3 – Xerostomía, tos, cefalea, epigastralgia
Lorazepam VO Clase 1: Distribución – Unión a proteínas plasmáticas > 90%
Clase 1: Metabolización – Se metaboliza por el CYP3A4
Morfina VO/SC Clase 1: Absorción – En caso de administración VO, los alimentos mejoran su absorción

 

  1. Tromboprofilaxis 
Medicamento Vía Tipo de interacción Forma de interacción
Enoxaparina SC Clase 1: distribución No se ha determinado por completo la seguridad y eficacia de las dosis profilácticas en pacientes obesos (IMC > 30 kg/m2) y no existe un consenso para el ajuste de la dosis (algunas recomendaciones proponen doblar la dosis en pacientes con IMC > 35 kg/m2, otras a partir de IMC > 40 Kg/m2)
Clase 2: sinergismo – Incrementa el riesgo de hemorragia su asociación con anticoagulantes orales
Antivitamina k Clase 2: Sinergismo – Incrementa el riesgo de hemorragia su asociación con anticoagulantes orales
Apixabán Clase 1: Distribución – Unión a proteínas 87%
Clase 1: Metabolización – Metabolizado por el CYP3A4
Rivaroxabán Clase 1: absorción – Con los alimentos, >85%
Clase 1: Distribución – Unión a proteínas 92%
Clase 2: Metabolización – Metabolizado por el CYP3A4

 

  1. Corticoides
Medicamento Vía Tipo de interacción Forma de interacción
Dexamentasona VO/EV Clase 3 – Proteólisis muscular a nivel de extremidades

– Lipogénesis a nivel de tronco

– Hiperglicemia

– Retención de sodio

– Resorción ósea y pérdida de calcio por vía urinaria.

Hidrocortisona EV Clase 3 – Proteólisis muscular a nivel de extremidades

– Lipogénesis a nivel de tronco

– Hiperglicemia

– Retención de sodio

– Resorción ósea y pérdida de calcio por vía urinaria.

Metilprednisolona EV Clase 3 – Proteólisis muscular a nivel de extremidades

– Lipogénesis a nivel de tronco

– Hiperglicemia

– Retención de sodio

– Resorción ósea y pérdida de calcio por vía urinaria.

Prednisona VO Clase 3 – Proteólisis muscular a nivel de extremidades

– Lipogénesis a nivel de tronco

– Hiperglicemia

– Retención de sodio

– Resorción ósea y pérdida de calcio por vía urinaria.

 

  1. Necesidades paliativas
Medicamento Vía Tipo de interacción Forma de interacción
Haloperidol VO / SC Clase 1: Distribución – Unión a proteínas 88-92%
Clase 1: Metabolización – Metabolizado por CYP3A4
Midazolam SC Clase 2: Distribución – Unión a proteínas 94-97%
Fentanilo EV Clase 1: Distribución – Unión a proteínas 80-85%

 

  1. Nutrientes específicos
Medicamento Vía Tipo de interacción Forma de interacción
Vitamina D VO Clase 1: Absorción – Los alimentos mejoran su absorción

– Fibras y cualquier producto que reduzca la absorción de grasas, también reduce su absorción

Vitamina C VO Clase 1: Absorción – La presencia de metales oxida la vitamina, por lo tanto, se reduce significativamente su absorción.

– Los alimentos reducen su absorción

Zinc VO Clase 1: Absorción – La presencia de fibra y otros componentes alimentarios reducen significativamente su absorción.

En relación a la estrategia nutricional destinada a la prevención o manejo de la interacción es extremadamente difícil resumirla en un espacio tan corto como este, sin embargo, podemos comentar los siguiente: i) verificar si el medicamento en su presentación sólida puede ser triturado o aplastado; ii) verificar si los alimentos afectan o no, la absorción del principio activo; iii) verificar el grado de unión a proteínas, tomando en cuenta que la albúmina es una de las principales proteínas de almacén y cuando disminuye su concentración, el principio activo tiende a subir en sangre; iv) verificar cuál es el citrocromo (CYP450) que metaboliza el principio activo tanto a nivel intestinal como hepático para evitar las sustancias presentes en los alimentos que pueden modificar la concentración del CYP450; v) verificar el efecto del medicamento sobre el metabolismo del paciente para, como en el caso de los corticoides, tomar medidas preventivas inmediatas.

Se debe precisar con total claridad que esta nota no tiene como objetivo cuestionar la utilidad o no de un medicamento; nuestra laborar fundamental, en este contexto, es buscar que el medicamento dañe lo menos posible el organismo o que nuestras intervenciones nutricionales no afecten negativamente la acción farmacológica del principio activo.

En general, los medicamentos incluidos en el listado son los usados con más regularidad, no obstante, si fuera necesario incorporar alguno más, por favor puede escribir a informes@iidenut.org

 

Por Robinson Cruz

*Robinson Cruz es Director General del Instituto IIDENUT. Cuenta con 20 años de experiencia como nutricionista clínico y especialista en Bioquímica aplicada a la Nutrición. En este tiempo ha formado miles de profesionales de la nutrición, ha publicado casi una decena de libros y cientos de comunicaciones relacionadas, entre otras actividades.

 

Si quieres saber más de interacción fármaco nutriente, tanto en el contexto del COVID-19 como en el de otras patologías, te invito a inscribirte en nuestro Diplomado de Especialización Profesional en Nutrición Clínica. Para recibir información, por favor, haz click aquí.

 

 

 

 

Referencias bibliográficas
1. Comité Internacional para la Elaboración de Consensos y Estandarización en Nutriología (CIENUT). Consenso 3: Procedimientos clínicos para la evaluación nutricional. Lima: Fondo editorial IIDENUT. 2019.

2.  Alioto D, Alcaraz M, González M, Herrero S, Martínez E. Guía farmacogeriátrica. Servicio Madrileño de Salud. Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid. Agencia Madrileña de Atención Social. Consejería de Políticas Sociales y Familia. 2021.

 

DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS

En IIDENUT rechazamos rotundamente aquellas prácticas asociadas con el uso inapropiado de la información con fines comerciales. Nuestros estándares éticos nos impiden aceptar, difundir o parcializarnos subjetivamente con producto o práctica alguna que vaya en contra o distorsione la labor científica del nutricionista

Read More

Comunicado sobre informe periodístico del Programa Panorama

A nuestra comunidad institucional y a la opinión pública:

El día domingo 14 de febrero se emitió en el Programa Panorama de señal abierta un informe periodístico titulado “Los no vacunados” en el que se aborda el problema de los profesionales de la salud que hasta el momento no han sido vacunados.

En diferentes fragmentos del reportaje y con información insuficiente, se da a entender a la población que los Nutricionistas no deberían ser vacunados por no formar parte de la llamada “primera línea”

Sobre lo citado, debemos comentar lo siguiente:

  1. Las normas vigentes establecen que deben ser vacunados aquellos profesionales de la salud, sin importar el tipo de vínculo laboral, que se encuentren en contacto con pacientes que padecen COVID-19.
  2. Por otro lado, miles de nutricionistas en todo el Perú están en contacto directo con pacientes COVID-19 porque deben llevar a cabo procedimientos críticos relacionados con la evaluación, el diagnóstico y la implementación de la terapia nutricional que científicamente y mundialmente ha demostrado ser fundamental para la recuperación de estos pacientes.
  3. Cientos de profesionales de la salud: nutricionistas, médicos, enfermeras entre otros, desarrollan actualmente trabajo remoto por lo que su incorporación a las listas de vacunación deberá hacerse en el momento oportuno y deberá estar sujeta a criterios de priorización.
  4. En este contexto, debemos levantar nuestra voz de protesta por lo abiertamente peligroso de la información propalada por el programa periodístico Panorama. Informes como el citado, pueden crear un prejuicio injusto y desinformado sobre la labor del nutricionista en esta pandemia. La primera línea está al pie de la cama.

 

Link del programa: https://www.youtube.com/watch?app=desktop&v=BS7SuoDz2c8&feature=youtu.be

Dirección General

Instituto IIDENUT

Read More
Abrir chat
1
Bienvenidos a IIDENUT
¿En qué puedo ayudarte?
AFÍLIATE